Kinect podrá controlar a los trabajadores

¿Qué creíais? ¿Que Microsoft había sacado Kinect para jugar a la consola y al ordenador? Sí, la verdad es que tiene bastante lógica y, de hecho, se trata de lo que la mayoría de nosotros pensamos, pero resulta, oh sorpresa de sorpresas, que no es así. Ante el éxito en Xbox 360 del sensor de movimientos, Microsoft ya piensa en darle un uso algo más tétrico: El de Gran Hermano virtual de empresas con empleados que prefieren ocupar su tiempo en otras cosas aparte de en el duro, duro trabajo.

Dicho y hecho: Kinect alertará al departamento de recursos humanos cada vez que observe que un trabajador se comporte fuera de las normas, camine más de lo debido o se dedique a dormir delante de la pantalla. Aunque parezca más propio de una novela de Philip K. Dick, lo cierto es que Kinect puede monitorearnos en el trabajo hasta puntos inimaginables, proporcionando información tanto a nivel individual como de organización. O dicho de otra forma, Kinect puede medir al milímetro cada una de nuestras acciones, y compararlas con las del grupo, algo que, lejos de ser un experimento sociológico, puede ser altamente beneficioso para las empresas… y muy negativo para los empleados remilgones.

¿Y qué datos proporcionaría Kinect a nuestra empresa? No son pocos precisamente, y ya hay quien quiere denunciar que, de llegar a realizarse esta patente, los derechos y libertades del trabajador quedarían en entredicho. Kinect avisaría de la frecuencia con la que se comprueba el e-mail, del tiempo dedicado a navegar por Internet o en procesadores de texto. Pero la cosa no termina aquí, ya que, al fin y al cabo, esto también puede ser monitoreado a día de hoy.

Kinect permitirá, aunque no lo parezca, saber qué conversaciones se mantienen dentro de la oficina, qué gestos usamos e incluso qué ropa se usa. Las empresas grandes ya se están frotando las manos ante el panorama que se les viene encima, escudados en que los departamentos de recursos humanos tan solo tomarían medidas en el caso de que incumplieran las llamadas “malas prácticas”, y que lo más sencillo para proteger el puesto de trabajo es cumplirlas a rajatabla, algo con lo que mucha gente parece disentir.

Además, según Microsoft, la cosa sería positiva para los trabajadores, porque semanalmente recibirían un e-mail con sus datos, resultados y puntos flacos y fuertes, para así intentar mejorarse a sí mismos y tener un margen de mejora. Según Microsoft, las videollamadas o las cámaras de seguridad no cumplen tan bien el objetivo de vigilar a los trabajadores como lo hace Kinect, que cumple de una forma completa con el escaneo de una jornada de trabajo.

Claro está, la empresa de Redmond no ha tardado en aclarar que en ningún momento se quiere coartar la libertad de nadie, sino que la propuesta está destinada a que la empresa en general mejore, los directivos estén satisfechos y los trabajadores consigan un aumento. Dicho en otras palabras menos amables con la empresa, no se lo creen ni ellos.

Esta entrada fue publicada en Kinect, Microsoft, Noticias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Kinect podrá controlar a los trabajadores

  1. AlbertoB dice:

    Bueno, creo que estamos llegando un poco lejos. A ver, yo utilizo un sistema de supervisión de productividad para el ordenador (se llama WorkMeter, por si a alguien le suena), y veo bien que se supervisen las tareas y la productividad de los que trabajamos con ordenador.
    Lo que ya me parece exagerado, es que miren como vistes, si tienes algún tic nervioso, o si te sacas los mocos. Y lo peor, que oiga tus conversaciones con tus compañeros, o con alguien que hables por teléfono, (tu pareja, familiar o amigo) sobre algo personal.