Los 10 peores juegos basados en películas y series

El mundo de los videojuegos tiene dos tipos de trabajadores metidos en él: Primero, los que tratan de sacar un juego original, y tratar de ofrecer un reto al jugador. Y segundo, los que cogen una película o una serie de televisión y deciden empezar a meter cosas aleatorias que nada tienen que ver con el producto original, a ver qué pasa. Y lo único que pasa, claro, es que terminan siendo juegos absolutamente intragables e insoportables (con sonoras excepciones, como aquel Aladdin). Ni siquiera ahora, en plena época de los juegos caros y con gráficos alucinantes, se han rendido, y a lo largo de los años han tenido las narices de ofrecernos cosas como estas: ¡Los 10 peores juegos jamás realizados basados en películas o series! Y no, no está el ET de Atari: Ese se da por hecho que es el eterno número 1.

10-Los Blancos no Saben Meterla (Atari Jaguar)

En 1995, Woody Harrelson y Wesley Snipes protagonizaron una película de baloncesto callejero. Y claro, con ese argumento, ¿qué más se necesita para hacer un videojuego? ¿Talento, acaso? Es más, hay que tener una cabeza privilegiada para coger una película tan aleatoria como Los Blancos no Saben Meterla, decidir hacer videojuego… ¡y sacarlo en la moribunda Atari Jaguar! La consola, que ya renqueaba, acogió en su seno uno de los peores juegos de la historia: No es solo que los personajes, semidigitalizados y muy mal hechos (con movimientos terriblemente lentos), hagan que sea imposible ver qué demonios está pasando en cualquier momento del juego. Supuestamente, la cosa trataba de jugar varios partidos de baloncesto, pero ni los controles respondían, ni la retorcida inteligencia artificial era plato fácil contra el que jugar. Para más recoña, este fue uno de los dos únicos juegos de Jaguar que permitían el uso del MultiTap, que permitía jugar hasta a cuatro personas en una misma consola. Y si para uno ya era difícil tratar de controlar algún aspecto del juego, imaginad lo que debía ser para cuatro. Simplemente increíble.

9-Los Ángeles de Charlie (GameCube)

Considerado por GameTrailers como el peor juego de la historia. Condecorado con la peor nota posible por la revista oficial de PlayStation 2 en el Reino Unido. He aquí Los Angeles de Charlie: El videojuego. Y es que, si ya la película (y su terrible secuela) era bastante mala, el videojuego no se queda atrás. Todo empieza con una trama original y diferente a la de las películas (aunque visto lo visto, tampoco se tenían que haber molestado, si nosotros estábamos bien): Un ladrón misterioso está robando famosos monumentos, como, por ejemplo, la Estatua de la Libertad. Aquí es ya donde se rompe totalmente nuestra credibilidad en la historia… y solo acabamos de empezar. El presidente de Estados Unidos manda a las tres heroínas a recuperar los monumentos, todo ello con unos terribles gráficos, y el juego se nos mostrará en todo su esplendor, o, al menos, todo el esplendor que puede darnos un mata-mata en el que las protagonistas aparecen vestidas con un bikini (o ropa provocativa) sin motivo aparente y zurran a unos malos clónicos. Todos los niveles son absoluta y tristemente iguales, todas las peleas se parecen (a pesar de que cada personaje se supone que es diferente, en el fondo los tres se basan en puñetazos y patadas) y los gráficos piden clemencia en cada nuevo golpe. Ni siquiera los más fans de Cámeron Díaz, Lucy Liu y Drew Barrymore podrán disfrutarlo. Es absolutamente imposible.

8-Anatomía de Grey (Nintendo DS)

Cuando una serie de doctores que se lían entre ellos tiene éxito, ¿qué es lo mejor que se puede hacer? Claro, hacer un jueguecillo con cuatro duros en el que la medicina tenga poco que ver (y lo que tenga que ver, plagiarlo de Trauma Center) y llenarlo de minijuegos en medio de las conversaciones entre los doctores. ¡Brillante idea, chicos! Para que pilléis el concepto, el juego nos mostrará a la pareja protagonista hablando… y de repente se parará para hacernos romper fotos en un minijuego que no solo no viene a cuento de nada, sino que ralentiza la partida al completo. Y  sí, lo habéis adivinado: Estos minijuegos serán parte del juego cada treinta segundos de cada maldita conversación. Tan aburrido como suena. Además, podrás tomar decisiones a la hora de hablar (que dan un poco lo mismo, dado que, decidas lo que decidas, el personaje hará, y en muchas ocasiones responderá, lo mismo). Aburrido, terrible, solo apto para los fans más locos… y ni para ellos. Una historia a caballo entre lo original y lo plagiado de la serie, unos personajes solo interesantes para quien ya les ame desde en un principio y unos minijuegos que hacen que el peor de los juegos de Wario Ware sea una obra maestra a su lado conforman Anatomía de Grey: El Videojuego. Ah, si pese a todo seguís interesados, haceros con la versión de Wii o PC. ¡Al menos allí los personajes se mueven a hablar, al contrario que en DS!

7-La Caza del Octubre Rojo (NES)

La Caza del Octubre Rojo es una película protagonizada por Alec Baldwin con Sean Connery y Sam Neill, la primera aparición de Jack Ryan en la gran pantalla. La película transcurre justo al terminar la Guerra Fría, y es un interesantísimo relato de la lucha entre soviéticos y estadounidenses, muy complejo y lleno de matices. Ni qué decir tiene que el videojuego, claro, no tenía nada de eso (curiosamente, al contrario que el notable simulador de submarinos aparecido para Commodore 64 y Amiga en 1987). En la versión de NES, el Octubre Rojo se dedicaba a navegar por el agua en una pantalla en side-scroll, destruyendo otros submarinos con proyectiles y armas variadas. Ah, y al final podemos encontrarnos una pequeña pantalla plataformera en la que hay que encontrar y destruir bombas soviéticas. Vamos, clavadito a la película. ¿Qué será lo próximo? ¿Un videojuego basado en una película existencialista de David Finch…?

6-El Club de la Lucha (PS2)

Vale, lo han hecho. El Club de la Lucha era una película muy interesante, basada en la decadencia, en el sentir dolor para, al menos, sentir algo, que apelaba directamente a nuestros sentimientos más hondos. El videojuego, claro, ignora todo esto y se centra en repartir mamporros a diestro y siniestro. Más concretamente, el juego tiene un modo historia en el que interpretas… ¿A Tyler? ¡Claro que no! ¡Eso podría ser interesante! En su lugar seremos un perfecto desconocido que entra en el Club de la Lucha y empieza a pegar duro para ser la mano derecha de Tyler Durden, que, a todo esto, no se parece absolutamente nada a Brad Pitt (ni a Edward Norton, ya puestos). El juego hubiera sido ignorado por todo el mundo (los gráficos no dan mucho de sí y las peleas tienen mucho que envidiar de otros juegos como Tekken o Street Fighter) de no ser porque, una vez pasado el juego, se puede desbloquear a Fred Durst, el cantante de Limp Bizkit, y pelear con él, algo que causó mucha polémica. También puedes pegarte con Abraham Lincoln, pero no causó tanta polémica porque, ya sabeis, solo hablamos de tipos conocidos, ¿no?

5-Dirty Dancing (PC)

La portada del juego se parece a la del DVD. Eso hay que reconocérselo. Ahora bien, el resto ya es otro asunto. Los personajes queridos por todos (o, al menos, por los que recuerdan que Dirty Dancing existía, que tampoco son tantos), Frances y Johnny, vuelven para bailar. Pero claro, para aprender a bailar hace falta dinero… ¡y aquí es donde entráis vosotros, oh, jugadores! Gracias a apasionantes minijuegos hechos en Flash como “Encuentra el objeto” podremos participar en sesiones de baile (en las que no podremos bailar) y comprar una alfombra de piel de oso polar para nuestra casa (que solo podremos mirar, sin poder interactuar en ella). Tres o cuatro minijuegos y secuencias terriblemente realizadas (en dos dimensiones, nada de 3D) no valen, definitivamente, el dinero que pueda costar este pseudo-juego (¡menos de un euro!) anunciado como “oficial”. Ni siquiera para los fanáticos más enfervorecidos podrían dedicarle más de un bostezo.

4-Regreso al Futuro (NES)

Regreso al Futuro fue una de las mejores películas de 1985, y este juego siguió la trama a la perfección. Ya sabéis, cuando Marty se enfrenta a abejas gigantes, chicas bailando el hula-hoop y otras cosas y personas que parecen salidas de un cuadro de Dalí que se deben evitar mientras se recogen relojes, que simbolizan el tiempo, y evitarán que nuestro protagonista se quede para siempre atrapado en 1955. Además de este gameplay tan apasionante, podrás jugar cuatro minijuegos: Uno en el que lanzarás batidos a los malos desde la cafetería, de forma muy confusa, otro en el que debes esquivar corazones de tu madre del pasado, otro en el que debes coger las notas de guitarra que aparecen por la pantalla, y un minijuego final en el que debes conducir tu DeLorean manteniéndolo siempre a 88 millas por hora. Hubo otras dos partes de Regreso al Futuro para NES, que seguían la historia de la película, pero que resultaban tan terribles como esta, fruto de LJN, quienes también realizaron el siguiente juego de nuestra lista. Una productora de nivel, como veis.

3-Viernes 13 (NES)

La caja del juego anuncia “Destruye a Jason… ¡si puedes!”. Y no estaría mal, si no fuera porque destruir a Jason no solo es algo aleatorio (aparece sin ton ni son, cuando quiere, en las cabañas de Crystal Lake), sino que es terriblemente difícil de matar. Además de Jason, podemos ver, ojo a esto, hombres lobo, zombies o cuervos. ¡Y vosotros que creíais que iban a dejar de lado los zombies, tan típicos de la saga! Si consigues sobrevivir durante tres días (cada día termina cuando matas a Jason), te enfrentarás a la madre de Jason, representada por una cabeza voladora. Vamos, ¡fidelidad total a la película! Solo hace falta sumarle su música repetitiva hasta el extremo, que cada vez se hace más complicado y un control imposible, especialmente en las escenas  “en primera persona” hacen de este juego un aburrimiento que ni Jason, machete en mano, puede salvar.

2-Street Fighter: La Película: El Juego (SNES)

Ya hemos hablado alguna vez de este juego: Si Street Fighter funciona como juego, ¿por qué no va a funcionar como película? Es más, ¿por qué no va a funcionar como juego de la película? Street Fighter: La Película: El juego apareció para Sega Saturn y PlayStation (de hecho fue un juego de lanzamiento de la consola), y para él se usaron modernas técnicas de renderizado que hicieron que los personajes parecieran francamente ridículos al pelear. Solo hay que ver un poco del juego para ver por qué no le gustó a nadie. Aunque el sistema de juego es el mismo que en Street Fighter II, los gráficos parecen tan… inoportunos, que uno no puede dejar de pensar un simple y llano “¿Por qué?”.

1-Un chapuzas en casa (SNES)

Exacto: Un Chapuzas en Casa, la telecomedia de Tim Allen, también tuvo su videojuego propio, que apareció en Super Nintendo y a punto estuvo de hacerlo en Sega Genesis. No es que el juego fuera malo, es que es terrible. Todo empieza en una retransmisión del programa de bricolaje del protagonista en la que va a presentar una nueva herramienta, pero resulta que la han robado y debe ir a por ella. A partir de aquí, Tim irá alrededor del mundo (o de los estudios de televisión, si prefieres mirarlo así) buscando las piezas perdidas. Y aquí entra el momento en el que más se parece a la serie: Cuando aparecen dinosaurios a los que tienes que disparar con una grapadora con la música del programa sonando continuamente por detrás y haciendo que te vuelvas loco. Ah, y, además, no puedes guardar el juego ni hay instrucciones (porque “Un hombre de verdad no necesita instrucciones”). Uno no puede parar de preguntarse si realmente esto era necesario. ¿Alguien en el mundo querría jugar a Un Chapuzas en Casa: El Videojuego? El hecho de que no sacaran segunda parte responde a la pregunta bastante bien.

Esta entrada fue publicada en Cine, Top 10, Videojuegos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.