Los 10 peores spin-off de los videojuegos

La existencia de los spin-off es obvia: Cuando un videojuego tiene éxito y fama, y es jugado por niños, adolescentes y adultos alrededor del mundo, tiene todo el sentido del mundo hacer una secuela (¡qué demonios, lo que no tendría sentido es NO hacerla!). Ahora bien, intentar retorcer a la gallina de los huevos de oro y sacarle spin-offs (esto es: Historias protagonizadas por secundarios o de un género muy diferente al original) puede ser tan arriesgado que el oro al final puede ser cobre… o peor. Hay quien ha sabido hacerlo bien (como Mario con sus Mario Kart y Mario Party), quien ha sabido hacerlo tirando a regular (Mass Effect y su juego para móviles) y, luego, están… ¡Los 10 spin-off de juegos más terribles! ¡Preparaos para descubrir todo un mundo ahí afuera repleto de dolor!

10-Pac-man 2: The New Adventures

He aquí un gran secreto: No dejéis que os mientan. Pac-man 2 no está tan rematadamente mal. El juego fue ninguneado por ser algo diferente a lo que ofrecían los juegos anteriores, pero lo cierto es que el juego en sí era entretenido y algo nunca visto. En este caso veremos a la bola amarilla expresando sus emociones junto a su esposa (la ya conocida Ms. Pac-man) y sus tres hijos. El caso es que aquí no había que perseguir fantasmas, aunque nos los encontraríamos más adelante, ni comer bolas amarillas, sino que se trataba de un point-and-click en versión sencilla: Debíamos alertar a Pac-man de los peligros del camino (como rocas en mitad de éste, por ejemplo)… o entorpecérselo más, por ejemplo, molestando al resto de personajes, que se enfadarían con Pac-man por nuestra culpa. Pac-man no podía morir en el juego, con lo cual es más innovador aún para la época en que fue concebido. Un videojuego alucinante, único y novedoso, pero también… poderosamente equivocado. Con un par (de decenas) de retoques importantes estaríamos ante un auténtico juegazo.

9-Zelda: The Wand of Gamelon

Si este juego ha alcanzado tan solo el noveno puesto no es porque los ocho de arriba sean mejores, sino porque es tan conocido que todo el mundo se lo espera, como ocurría en su día con los cameos de Alfred Hitchcock en sus películas. Bien, aquí está, pues. ¿Para qué decir más? En este juego repleto de gráficos pantagruélicos, de situaciones absurdas y de unas cutscenes que han pasado a la historia de Youtube (lo cual, por cierto, no es bueno en absoluto) controlaremos a la princesa Zelda, que va en busca de su padre (el rey) y de Link, para conseguir liberar a Gamelon de las fuerzas del malvado Ganon. Para ello necesitará objetos que la gente le de, como flautas para ahuyentar… a los pájaros. ¿Botas, boomerangs, bombas? Bah, ¿para qué? Este juego, que salió al mismo tiempo que Link: Faces of Evil, es recordado por ser el ejemplo más claro de torcer una saga a posta. Al menos Nintendo no tuvo nada que ver…

8-Mega Man Soccer

Después de Mega Man 4 (aunque podría ser después de cualquiera de ellos), nuestro héroe está descansando en casa viendo Oliver y Benji, la final de la Eurocopa o cualquier cosa que vean los robots en su tiempo libre. En todo caso, un partido de fútbol. Es entonces cuando los robots del Doctor Willy aparecen en el campo y llega el momento de… ¿destruirlos? ¡Claro que no! ¡De comenzar un torneo de fútbol contra ellos! ¡Porque luchar está tan sobrevalorado! El juego es tal y como creéis que es, con alguna que otra habilidad especial en ciertos jugadores, y una gran sorpresa: Cuando todo parece acabar y vencemos al Dr. Willy y su equipo… el juego nos devuelve a la pantalla de inicio sin mostrarnos la escena final y los créditos. Efectivamente, un error hizo que el final de Mega Man Soccer se perdiera en el código fuente y solo ahora pueda verse por Youtube. ¡La puntilla perfecta para un juego… totalmente imperfecto!

7-Hey You Pikachu!

Pokémon es una saga que tiene spin-off para dar y regalar, desde los que aciertan, como Pokémon Pinball o Pokémon Trading Card Game, hasta los que no dan en el clavo, como el conocido PokéWalker. Y luego está Hey You Pikachu!, un juego en el que nosotros encarnábamos a un entrenador que recibe un nuevo aparato del Doctor Oak para hablar con los Pokémon. Así, nos hacemos amigos de un Pikachu salvaje y podemos darle órdenes gracias al micrófono que venía acompañando al juego. Minijuegos de pesca o de recoger alimentos, conceptos como “puntos Pika”, “Pikachu es invitado a una piñata organizada por Venusaur” o un final lacrimógeno en que debíamos decirle “Adiós” a Pikachu en varias ocasiones para que viviera feliz en el bosque hacen de este juego uno de los más olvidables de la historia de Nintendo 64. Oh, pero no es el último juego de Pokémon en esta lista…

6-Sonic y el Caballero Oscuro

¿Qué buscáis en un juego de Sonic? ¿Velocidad? ¡Qué pardillos! Sonic y el Caballero Oscuro nos descubrió que lo que realmente debemos buscar es un juego de pegar con tu espada a los enemigos en un argumento que pasa de lo absurdo para llegar a un nuevo nivel… ¡y eso que estamos hablando de la compañía que nos trajo Sonic Generations! Ojo al dato: Una bruja, Merlina (¡olé!) invoca a Sonic a la Edad Media para liberar el reino del Rey Arturo, que está poseído y se hace llamar el Caballero Negro. Como que Sonic corriendo tampoco puede hacer gran cosa, debe recoger las tres espadas de los caballeros de la mesa redonda para enfrentarse a él. ¡Pero la cosa no acaba aquí, porque resulta que Merlina ha sido la verdadera mala durante todo el rato! Sí, no le busquéis explicación, no tiene sentido. Al final del todo, Sonic es coronado como el Rey Arturo ante la falta de candidatos. Apaga y vámonos. Por si esto fuera poco, la jugabilidad no da más de sí y Sonic, que ya estaba enfermo, agonizó un poquito más por culpa del juego.

5-Hotel Mario

Técnicamente, Hotel Mario no es un spin-off. O sea, está protagonizado por Mario y Luigi. El problema es… Bueno, que sí lo es en cuanto a gameplay. Mario pasa de protagonizar un juego de plataformas a moverse en un juego de puzles en el que el fontanero se convertía en una especie de Botones Sacarino que se dedicaba a intentar recuperar a la princesa Peach, secuestrada por Koopa (¡argumentos originales al poder!). Para ello debía recorrer siete hoteles, regentados por los Koopalings, y cerrar las puertas de cada piso, evitando que los enemigos miren (tal cual). El juego salió, como no podía ser de otra forma, para la infame pseudo-consola Philips CD-i, y recibió unas críticas mayormente tristes. Los suspensos le siguen cayendo aún hoy debido a que, aunque el juego podría haber sido divertido, el gameplay es lento, algunos de los objetos que se pueden recoger no sirven de nada y, además, las escenas de vídeo aún producen risa en el jugador por culpa de frases como “¡Este es el problema: Demasiadas tostadoras! Y ya sabes lo que dicen: ¡Todas las tostadoras tostan tostadas!”. Tremendo.

4-Mortal Kombat: Special Forces

Coincidiendo con la salida de Mortal Kombat 4, desde Midway se plantearon la idea de sacar un juego para PlayStation que se basara en un personaje y cambiara el estilo de juego, para promocionar el juego “grande”. Dicho y hecho, Mortal Kombat Mythologies: Sub-Zero fue un juego divertido que vendió bien, por lo que tres años después, con la saga Mortal Kombat algo olvidada por todos, Midway decidió resucitarla de la forma más equivocada posible: Con un juego de acción llamado Mortal Kombat: Special Forces que no solo parecía inacabado, sino que muchos creyeron que estaba lanzado al mercado a medias. John Tobias, co-creador de la saga, se marchó del juego dejándolo sin historia, pantallas y personajes. Un desastre: El juego duraba dos horas, solo te enfrentabas con cinco enemigos, la historia se quedó en la presentación… Un desastre que casi mata a la saga Mortal Kombat, que, de hecho, no ha vuelto a recomponerse del todo. Olvidarlo es la mejor idea posible.

3-Street Fighter: The Movie: The Game

Cuando salió la película de Street Fighter, a prácticamente nadie le pareció una buena idea. Cuando alguien decidió que Street Fighter: La Película tendría un videojuego, directamente se llamó al manicomio más cercano. Pero hubiera manicomio o no, lo cierto es que en las recreativas pudo encontrarse en 1995 este juego, con 14 personajes que ya no eran los sprites que todos conocíamos, sino los actores de la película digitalizados (con la excepción de Raúl Juliá, que usó a su doble para hacer de M. Bison). ¿El resultado? El que os podéis imaginar. Aunque aún hay quien lo aplaude por haber innovado en técnicas que luego veríamos en Street Fighter III, el juego no deja de ser una evolución (para lo malo) de Street Fighter II. Los fans de la película disfurtarían mucho con el juego. Perdón, lo hemos dicho en plural: “El fan”, queríamos decir. Eso.

2-Dead or Alive: Paradise

Hace tiempo, la saga Dead or Alive era una saga de lucha muy respetada. Nacida en 1996, la saga tuvo un curioso juego en 2003 que lo redefinió todo, cuando las luchadoras más malvadas y letales se pusieron a… jugar al voleibol en Dead Or Alive Xtreme Beach Voleyball. La cosa quedó como un pequeño chiste hasta que empezaron a aparecer juegos como su secuela, Dead Or Alive Xtreme 2, un juego de blackjack para iPhone o este Dead or Alive Paradise, la cumbre de los juegos que no tienen nada que ver con su saga. En este juego para PSP, por llamarlo de alguna forma, los jugadores entraban en una isla repleta de las luchadoras de Dead Or Alive en bikini dispuestas a… bueno, a dejarse hacer fotos, que luego podrás poner en un álbum. Ah, y podrás hablar con ellas y jugar al casino. Después de que todo el mundo se quejara de este juego, decidieron volver a la senda inicial y realizar un nuevo juego de lucha para Nintendo 3DS y la quinta parte para Xbox 360 y PS3. Eh, de algo sirvió tanta espera.

1-Pokémon Channel

En 2003, en Nintendo se relamían gracias a Pokémon. No solo todo el mundo hablaba del fenómeno de moda, sino que los fans iban a comprar absolutamente todo lo que tuviera que ver con Pikachu, Bulbasaur y el resto de bichos. Es por ello que, ya puestos, se decidió sacar para GameCube la secuela espiritual de Hey You, Pikachu! (que hemos visto antes): Pokémon Channel, donde podemos ver en la televisión una cadena buena tanto para pokémon como para sus entrenadores. Te sientas a verla con Pikachu y… bueno, pues ves la televisión un rato. A ratos te dejan jugar un poco (muy poco) y los programas se repiten una y otra vez. O sea, que básicamente es como comprar un DVD aburrido de Pokémon en el que, si consigues ganar todo (¿por qué ibas a hacer el esfuerzo?), podrás ver la película Los Pichu, misión: ¡Fiesta!, que es tan buena como parece. Al final, el juego se vendió porque un Pokémon inédito, Jirachi, podía atraparse en tu Game Boy Advance. Un poke-aburrrimiento de los que hacen afición.

Esta entrada fue publicada en Top 10, Videojuegos y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.