Los 5 “modos fáciles” más humillantes de los videojuegos

Esta noche estás tú, tu videoconsola y el Dark Souls. Y nada, nada va a impedir que esta vez te lo pases de forma definitiva… Bueno, nada excepto el propio Dark Souls, que no es un juego que te de ni un respiro antes de matarte, rematarte y volver a matarte otra vez. Seguro que más de una vez has pensado “¿Y si el juego más difícil tuviera un nivel extra más sencillo?”, pero probablemente no quieras saber la respuesta a esa pregunta: Niveles más sencillos, monstruos finales directamente eliminados y, muy posiblemente, la eliminación absoluta de los conocidos como “finales buenos”. Pero es más, porque, mientras que algunos juegos lo promueven (en LEGO Rock Band, por ejemplo, el modo Super Fácil permitía ganar siempre, aunque no se ejecutaran las notas correctas), otros es posible que se rían de ti. En el cuasi-desconocido juego de Demolition Man, el propio Sylvester Stallone te diría la palabra “¡Apestas!” y en God Hand, el propio juego te atacará, al seleccionar el nivel fácil, con un “¿Qué, quieres que te lleve de la mano?”. Este par de ejemplos valen para presentar los 5 videojuegos que más se reirán de ti al poner el modo fácil.

5-Splosion Man

Aunque este juego de plataformas descargable no tiene un modo fácil desde la pantalla de inicio, sí que ofrece algo similar si mueres varias veces en una misma pantalla: El modo “Como Un Cobarde”, que te permitirá pasar esa pantalla, aunque, a cambio, tendrás que llevar un tutú rosa durante la siguiente pantalla (además de quedarte sin logros variados). En su secuela, Ms. Splosion Man, la cosa es aún peor, ya que, si mueres varias veces, te permitirá ir hasta el siguiente checkpoint (si quieres). A cambio, tu nivel bajará a cero, el tiempo para terminar la fase subirá a los 999 minutos y ganará peso en el trasero mientras la música de fondo cambia a un tema llamado Ba-don-a-donk. El tutú sigue siendo más humillante.

4-Serious Sam HD

En Serious Sam, la dificultad fácil se llama “Dificultad turista”, en la que los enemigos tienen menos fuerza, es muy difícil morir y, por lo general, no ocurre nada malo… Salvo, claro, que para recordarte el nivel en el que estás, los enemigos, en lugar de explotar envueltos en sangre, explotan envueltos en florecitas. Estos detalles denigrantes para quien juegue en el modo más fácil no son únicos de la versión en alta definición: En el Serious Sam de Xbox (cuyo modo fácil, curiosamente, no era “Turista”, sino, simplemente, “fácil”), cuando Sam se regenera aparece vestido como un bebé, que se va poniendo en forma poco a poco.

3-Wolfenstein 3D

Wolfenstein 3D es uno de esos juegos míticos que todo aficionado a los FPS ha tenido que jugar en algún momento de su vida. En este caso, sí que podremos escoger un “modo fácil” antes de empezar a jugar. El problema es que el juego no nos lo pone fácil para elegirlo, ya que no solo el nombre del modo no es “fácil”, sino “¿Puedo jugar, papi?”, sino que a su lado aparece el protagonista, B.J. Blazkowicz (que, según el grado de dificultad, aparece más o menos enfadado) con un gorrito de bebé y un chupete. Si al final pasas de jugar en un modo sencillo y quieres ir un nivel más arriba, el juego seguirá insultándote. El segundo modo más fácil se llama “No me hagas daño”, y muestra al protagonista con cara temerosa al lado.

2-The Dishwasher: Vampire Smile

La secuela de The Dishwasher: Dead Samurai seguía los mismos parámetros de su original: Se trata de un beat’em’up clásico con gráficos en 2D bastante atractivos. Si no eres capaz de sobrevivir, y mueres una y otra vez en el mismo área, bastará con darle a “Continuar” para que, con el tiempo, el modo Princesa Preciosa se desbloquee. ¿Y qué tiene de especial este modo, aparte de ser notablemente más sencillo? Digamos que cambiará el estilo visual. Este mundo, en lugar de estar plagado de colores oscuros y malévolos, estará completamente bañado de rosa y púrpura. Y, en lugar de mutilar a tus enemigos y que estos escupan sangre de sus cuerpos mutilados, escupirán arcoíris. Todo ello con corazones volando por ahí. Al final, el modo fácil se hizo más famoso que le juego en sí mismo. ¿Cómo no va a triunfar un juego que mezcle gore con Mi Pequeño Pony?

1-I Wanna Be The Guy

I Wanna Be The Guy es un juego complicado en el que puede apetecer fácilmente cambiar la frustrante dificultad al nivel más sencillo. En este caso, el nivel más sencillo es el medio, aunque las versiones anteriores tenían un modo fácil, que ni siquiera te dejaba jugar, matándote en la pantalla de título y librándote de la pesadilla que sería para ti jugar al juego. En el caso de elegir el nivel medio, jugarás con un lazo rosa y los puntos de salvado, en lugar del clásico “Guardar” indicarán la palabra “Nenaza”. La secuela oficial del juego, I Wanna Be The Guy Gaiden, hacía un guiño a esta dificultad imposible: Al seleccionar el modo más sencillo, el juego directamente se cerraba y se abría una ventana de tu navegador de Internet, llevándote a la web de Barbie.

Esta entrada fue publicada en Videojuegos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>