Nokia, contra los mapas de Apple

Ver a Nokia ahora es como ver a Norma Desmond bajando las escaleras en El Crepúsculo de los Dioses, ataviada como una estrella acabada que aún cree que puede salir otra vez a la luz. Y no será porque no se esfuerce. Desde finales de la década pasada, la empresa se ha hundido en un agujero del que no tiene pinta de despegar: Su sistema operativo, Symbian (¡ese chiste entre informáticos!) fracasó, y Windows Phone, el sustituto de Symbian, no tuvo mejor resultado. De hecho, en los últimos meses la empresa ha visto cómo Moody’s ha rebajado su crédito a la categoría de bono basura y prácticamente se ha convertido en el hazmerreír del mundo del móvil.

Apple, sin embargo, es el contrario: Cada iPhone que saque, aunque su novedad solo sea “Una barrita más de iconos abajo”, “Tiene un altavoz ligeramente mejor” o, directamente “Le hemos puesto un numerito más al final”, vende millones. De hecho, su iOS es, junto a Android, el sistema que está dominando el mundo de la telefonía móvil a día de hoy y raro es quien no haya oído hablar de la compañía de la manzanita mordida.

El famoso "móvil irrompible" de Nokia

Pero oh, he aquí el problema: Ahora que Apple ha decidido plantarle cara a Google, la jugada le ha salido mal (lógicamente), y la aplicación de mapas de iOS 6 es poco menos que hilarantemente mala. Es por ello que Nokia ha visto su oportunidad de resurgir, de ser el ave Fénix, el John Travolta al conocer a Tarantino, el grupo de música ochentero que saca un Grandes Éxitos y vuelve a ver cómo la humanidad se vuelve a acordar de él. Está dispuesto a que todo el mundo hable de sus teléfonos y su calidad, a la que hasta ahora todos habíamos dado la espalda. ¿Y cómo? ¿Acaso publicitando su nuevo sistema operativo? ¿A lo mejor dándonos una sorpresa a todos y sacándose un conejo de la manga?

Pues no: Ofreciendo a los usuarios de iOS su sistema de mapas. Si lo que intentaban es recuperar el prestigio de antaño y quedar como tiburones mordiendo a su presa, se han equivocado: Parecen amables delfines ayudando a su enemigo con una sonrisa. Y es que no han dicho “¡Pasaos a nuestros móviles, que son muy chulos!” o “¡No hagáis ni caso a lo que os hayan dicho de Symbian, al menos nuestros mapas funcionan!”.

Lo que Nokia ha propuesto es que los usuarios de iOS que quieran probar sus estupendos mapas (las cosas como son: Son unos mapas buenísimos) tienen que abrir el navegador, entrar en maps.nokia.com y, o bien trabajar desde el navegador, o bien instalar un acceso directo en iOS (que hace de aplicación, ya que la aplicación tal cual solo está disponible para sistemas casi desconocidos).

Algo le hemos de reconocer a Nokia: Ya no la vemos como esa empresa que fue algo y ahora intenta volver a ser lo que era. Ahora la vemos como ese vagabundo que se encuentra un trozo pequeño de solomillo en la casa del rico y se pone a dar gritos, como si él tuviera el dinero. Es más propio de su situación actual, ¿no?

Esta entrada fue publicada en Apple, iPhone 5, Nokia, Noticias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.