TOP 9: Los giros argumentales más absurdos en los videojuegos

A veces parece que las tramas de los videojuegos las deciden en el momento más inoportuno del sábado noche. No es difícil imaginarse a Miyamoto diciendo a voz en grito, cerveza Sapporo en mano, “¡Y al final, Samus es una chica!”. Claro, a veces los giros salen bien, como en el caso de Metroid, pero en otros sería mejor quitar la cerveza a los programadores, sentarles en un sofá y comenzar a hablarles sobre los problemas del alcoholismo y por qué hay que intentar pensar en un buen giro (por raro que sea) antes de dejarse llevar de forma loca hasta los abismos de la locura. Comprobad (y llorad de angustia) con los 9 giros videojueguiles más extraños e innecesarios de la historia. Preparaos para que la mandíbula se os caiga al suelo… y no para bien precisamente. Obviamente, hay SPOILERS. Que no se diga que no avisamos.

9-Super Mario Bros 2

El juego: Todos estamos de acuerdo con que esta adaptación europea de Doki Doki Panic no es lo que se entiende como un juego normal de la saga Mario: Nuestro protagonista coge nabos, entra en extrañas puertas y lucha contra enemigos que no habíamos visto ahora. De hecho, Bowser parece que se tomó unas vacaciones y delega en un malo del que no se volvió a saber (salvo haciendo cameos en tres cómics y otros videojuegos de Nintendo), Wart, una rana gigante. Suponemos que podría haber sido peor, ¿no? Es un aire fresco en Nintendo que luego no supieron reutilizar y…

El giro: Todo es un sueño. Tal cual. Cuando por fin consigues acostumbrarte a la locura sin sentido, los extraños enemigos y el estilo del juego, e incluso logras terminar con el malo final, Mario se despierta brevemente y vuelve a soñar. Porque claro, todos estábamos preocupados por si todo esto afectaba a la compleja línea argumental de Mario. ¡Menos mal que Nintendo nos explicó que todas las horas invertidas en el juego no habían servido absolutamente para nada! No nos extrañaría que varias televisiones de la época terminaran con un mando de NES incrustado en ellas.

8-Final Fantasy IX

El juego: Después del éxito de las dos entregas anteriores, Square decidió sacar Final Fantasy IX en el 2000, con un aspecto gráfico más similar al cartoon que el juego anterior y una trama adulta que sorprendió a no pocos jugadores de la época. Por supuesto, en la trama hay un gran villano llamado Kuja, al que nuestro grupo debe destruir si quiere salvar su mundo de su maldad. Dicho y hecho: Nuestros protagonistas, después de una gran agonía, terminan el combate con Kuja, el gran villano del juego. Catapum. Se acabó lo que se daba.

El giro: Un enemigo final llegado de la nada. ¿Se acabó lo que se daba? Pues no: En su agonía, Kuja usa sus habilidades para destrozar la fuente de la vida y hacer aparecer el último villano, del que absolutamente nadie había oído hablar a lo largo del juego. Puedes explorar Gaia todo lo que quieras: No hay ninguna referencia a este supervillano, Necron, que aparece dispuesto a acabar contigo mientras tú todavía intentas ordenar en tu cabeza los sentimientos de odio hacia Hironobu Sakaguchi y su manía de sacarse transformaciones y monstruos de la nada. No será la primera vez ni la última, pero sí la más flagrante. ¡El horror!

7-Metal Gear Solid 2

El juego: Después de la versión de Metal Gear Solid para PlayStation, todo el mundo esperaba grandes cosas de Hideo Kojima en su segunda parte, lanzada en Europa en 2002 y en el que controlaremos tanto a Solid Snake, el gran protagonista de la saga, como a Raiden, un nuevo personaje que no cayó demasiado bien.

El giro: ¿Cuál de todos? ¡Escojan, que hay para dar y tomar! Nuestro favorito es el saber que, al final, todo era una simulación para convertir a un perfecto don Nadie en un supersoldado bajo las condiciones adecuadas, pero las hay de todos, desde saber que las instalaciones son en realidad un robot gigante y tu comandante una inteligencia artificial, o que tu novia no es sino una espía dentro de una conspiración secreta. Por no hablar de Otacon, claro. No decimos que no haya quien no disfrute con estos giros, pero realmente es todo lo raro que suena y un poco más. Solo para fans. ¿Hemos dicho ya que Ocelot se implanta el brazo de Liquid Snake y este le controla mediante el propio brazo? Pues eso.

6-Sonic the Hedgehog

El juego: En 2006, todos creíamos que Sonic estaba acabado, pero Sega quiso celebrar su decimoquinto aniversario hundiéndolo aún más, y para ello se realizó Sonic The Hedgehog, un juego sin pies ni cabeza con historias de viajes en el tiempo y tres líneas argumentales a cada cual más aburrida. Al final, todo el equipo se enfrenta al maloso de turno, Mephiles, que lanza un órdago a la grande y mata a Sonic (para alegría de los nintenderos de la vieja escuela). Todo el mundo llora.

El giro: Relaciones zoófilas. Y es que no bastaba con dejar a Sonic muerto, así que deciden resucitarle. Para ello, deciden ir a buscar las Esmeraldas del Caos (venga, ¿por qué no? Y si no lo resucita, ¡lo bien que lo habremos pasado!). Una vez las tienen todas, una humana que co-protagoniza el juego besa a Sonic (en la que es, probablemente, la secuencia más incómoda que hemos tenido el disgusto de ver) y este no solo resucita, sino que además se convierte en Super Sonic. Aún queda tiempo para un par de viajes en el tiempo, para ver las versiones “super” de Shadow y SIlver y para volver al inicio del juego, como si nada hubiera pasado. Eh, y esto tuvo dos guionistas. ¿Es que nadie supo decirles “Esto no funciona”?

5-Final Fantasy VIII

El juego: Después de la séptima parte, que cambió la saga para siempre, los fans tenían todas las expectativas puestas en un juego que no fue el triunfo que muchos esperaban, pero sí un juego más que decente en el que todos recordamos la historia de amor entre Squall y Rinoa y las espectaculares cinemáticas. ¿Cuál es el problema? Que, digamos, el argumento no estuvo a la altura…

El giro: Todos eran amigos, pero se habían olvidado. Squall y su grupo comienzan a recordar su infancia y descubren no solo que ninguno de ellos tiene padres… ¡Sino que todos estuvieron juntos de pequeños en el mismo orfanato! ¿Y la razón por la que no lo recordaban? Porque los Guardianes de la Fuerza (o GF) borran la memoria. Oh, ¿queréis un giro más? Les cuidaba Edea, una de las malas del juego (controlada por Artemisa, la verdadera villana), que no es sino su madre adoptiva (excepto de Rinoa). ¡Más giros argumentales, es la guerra!

4-Star Wars: El Poder de la Fuerza 2

El juego: En la primera parte de El Poder de la Fuerza nosotros cogíamos el papel de discípulo secreto de Darth Vader, que, obviamente, al final se volvía en contra de su maestro (en otra edición con final no canónico incluso podías cargártelo) y moría salvando a la galaxia. No es que la primera parte de El Poder de la Fuerza no fuera un cúmulo de despropósitos en cuanto a la trama, pero el inicio de la secuela es un festival del humor, que continúa durante las apenas cuatro horas de juego. Cuatro. Tal cual.

El giro: Eres un clon. Como ya hemos dicho, al final del primer juego, Starkiller, nuestro protagonista, muere. ¿Problemas en Lucasarts? ¡Nunca! Seis meses después, Starkiller vuelve. ¿Cómo? Está claro que la muerte es muy relativa, y el chico vuelve como su clon renegado, el intento fallido de Darth Vader de hacer un aprendiz secreto perfecto. Venga, ¿por qué no? ¡Todo vale, vale todo! A esto se le llama banalizar una muerte. ¿Para qué, si luego puede volver en la secuela como un clon? Para olvidar.

3- Final Fantasy X

El juego: Nos volvemos a encontrar con Final Fantasy por última vez, en este caso con su primera entrega para PS2 en el que conoceremos la historia de amor de Tidus y Yuna, y un grupo que debe acabar con Sinh para restablecer la paz en Zanarkand, el pueblo de Tidus, y Spira, un mundo desconocido para él. ¿El problema? Que si Yuna mata a Sinh, morirá, por lo que deben buscar otra alternativa.

El giro: Todo es un sueño. Tal cual. Tidus no viajó en el tiempo en la escena inicial, sino que él es un sueño imaginado por los Oradores (humanos que sellaron sus almas en estatuas en forma de sueño) con el único propósito de acabar con Sinh. Pero ojo, porque Sinh no es sino otro sueño: Jecht, el padre de Tidus. Total, que al final Tidus desaparece, derrota a su padre y se marcha para no volver. Hasta la secuela, al menos, donde se pasan este giro por la nariz. Y bien que hacen.

2-Star ocean: Till The End of Time

El juego: El tercer juego de la historia principal de Star Ocean apareció como un gran boom, prometiendo terminar con todas las incógnitas de la saga. Y hay que decir que Square Enix hizo un gran trabajo durante la mayor parte del juego, especialmente gracias a su versión Director’s Cut de 2004, que quitaba todos los bugs y permitía jugar sin problemas a esta aventura de viajes espaciales y en el que tus acciones definían parte del final del juego. Lo que no se podía salvar era el grueso del argumento, que nos haría olvidar el resto de la saga.

El giro: Todo es un videojuego. Al final del juego, los protagonistas se enteran de que proceden de un juego llamado Eternal Sphere y que ellos vienen de la cuarta dimensión. No solo eso, sino que son meros personajes jugados por alguien en un gran MMORPG. A partir de aquí, comienza una lucha para salir del videojuego, en el que éste termina por ser reseteado. El giro final nos descubre que los personajes tienen conciencia propia y, aunque el juego ha sido borrado, seguirá existiendo en sus mentes. Eeeeeeh… ¿qué?

1-Bionic Commando

El juego: Esta secuela (o más que secuela, “reimaginación”, un término que se lleva demasiado últimamente) salida en 2009 y que continuaba el juego de finales de los 80 nos muestra a Nathan Spencer, un hombre que se convierte en un héroe gracias a su brazo biónico, con el que puede hacer prácticamente lo que le de la gana, desde colgarse de sitios, alargar su brazo o lanzar radiación. El caso es que en un momento sabemos que su mujer ha muerto hace poco. ¿Introspección de personajes? ¡Claro que no! ¡Eso es para nenazas!

El giro: Su brazo es, en realidad, su mujer. Y es que, cuando nos acercamos al final del juego, un superior se acerca y nos informa que la esposa de Nathan nunca se… “fue” del todo. Vamos, que sigue siendo su mano izquierda. Y su brazo. El biónico, exactamente. ¿Qué demonios pretendían con este giro? Porque lo que consiguieron es que muchos nos alejáramos del juego rápidamente. Y le prendiéramos fuego, ya de paso. Brazos robóticos que a la vez son esposas muertas. Que alguien les quite las bebidas, por favor.

Esta entrada fue publicada en Top 10, Videojuegos y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 Respuestas a TOP 9: Los giros argumentales más absurdos en los videojuegos

  1. Yonkykong dice:

    Aqui falta algun chiste sobre másturbación, esposas y brazos bionicos

  2. Swivel dice:

    Me niego a aceptar que el giro de Final Fantasy X esta sacado de la chistera. Es una de las mejores historias!
    Durante todo el juego se especula acerca de los sueños de los oradores, y la historia es consistente!

    • Wally Week dice:

      Lo de “todo vale, vale todo” me ha recordado a “La Vuelta al Mundo” de Zipi y Zape.

      Me imagino que los Half-Life no están porque en realidad no tienen giro final, sino chapuza final.

    • Kelkoo dice:

      Es posible, pero si a eso se mezcla que el malo en realidad es el padre de Tidus, que también es un sueño… Al final terminas sin saber qué hacer ante el juego. Y es una pena, porque es el último gran FF (en nuestra opinión)

  3. A mí lo de Necron (o en castellano, Tiniebla Eterna) me dejó patitieso, pero aún recuerdo la musiquita acompañada de lamentos espectrales que me dejó muy mal cuerpo en su momento.

    Pero vamos, los giros en FF son clásicos: en FF VII estaba el asunto de “¡eres un clon! ¡Bueno, no! ¡Tu pasado no es como lo recuerdas! ¡Sephiroth está muerto! ¡Está vivo! ¡Es Jenova! ¡No lo es! ¡Está enterrado en un cráter! ¡Ha invocado a un meteorito! ¡Ah, ahora la corriente vital lo destruye!”, y con las secuelas ya ni hablemos.

    De todos modos, yo me alegré de que Tidus fuera un sueño: era un tipo odioso.

    Los giros de los MGS son para nota en todas las entregas de la saga. ¿Pues no van en la cuarta parte y resulta que no era el brazo de Liquid lo que controlaba a Ocelot, sino… NANOMÁQUINAS autoimplantadas para crear una distracción y más zarandajas?

    • Kelkoo dice:

      ¡Y espere a MGS 5, si es que llega! Aquí apostamos porque todo era un sueño desde el principio y la saga se reinicia. ¡Por qué no!

  4. Tony dice:

    No quiero pecar de fanboy… pero hay cosas con las que no estoy de acuerdo. En lo de FFIX, que es de mis juegos favoritos, estoy totalmente de acuerdo, aunque la aparición de este último villano tiene su explicación. El problema es, que no le dedican el suficiente espacio para que sea creíble, simplemente unas pocas líneas y ala, créetelo.

    En lo de MGS2, qué quieres que te diga… me parece sublime el mensaje que Kojima da a entender con este final. Igual tienes razón, y solo los más fans hacemos por comprenderlo mejor, pero al fin y al cabo, es un mensaje nada fácil de hacer llegar al jugador, al que se le da a entender que el propio juego ha jugado contigo (valga la redundacia), clara visión de lo que pueden hacer las grandes potencias mundiales con sus soldados reclutados, que no son más que marionetas. Es decir, no hemos sido más que una marioneta manejada por un “entrenamiento virtual” que creíamos real, y esto se cumple tanto dentro como fuera del juego. Es algo que te hace pensar, cuanto menos.

    Lo de FFVIII, a pesar de que no es santo de mi devoción, creo que queda justificado… es un juego fantástico, por lo tanto no veo nada descarado el justificar la pérdida de la memoria con el uso de los GF, de hecho, Irvine, que es el único que no había utilizado GF hasta conocer al resto de personajes, es quien termina por destapar el pasado común que guardaban entre ellos. Por lo tanto, no hay un vacío argumental, no hay algo que “se han sacado de la manga porque sí”, está totalmente justificado, no como ocurre en FFIX.

    Un saludo!

  5. Alis dice:

    Me he muerto de la envidia del juego de Sonic! ¡me dan celos que la humana lo bese! Sonic ha sido mi ídolo desde el 2002 (solo tenía 1 año de edad) bueno si Sonic se acaba se acaba mi infancia y espero que eso no pase