TOP 9: Los peores juegos de Super Mario (parte 2)

¡Y continuamos con la lista de la vergüenza de Mario! ¿Quién tendrá el primer puesto?

5-Mario Pinball Land

¡Eh, eh! ¡Qué gran idea! Convertimos a Mario en una bola y le metemos en una especie de máquina de petacos para que rebote contra las paredes y los goombas. ¡Es tan absurdo que, a la fuerza, tiene que funcionar! Efectivamente, este juego para Game Boy Advance creado por Fuse Games (también autores de Metroid Prime Pinball en DS) desperdiciaba sus estupendos gráficos (todo hay que decirlo) con una historia, un gameplay y un estilo, digamos, alejado de la saga Mario. Por decirlo de forma vulgar: ¿Se puede saber qué demonios es esto?

Mario se golpeaba contra los malos para ganar 35 estrellas, salvar a la princesa y vencer a Bowser una vez más, que, a saber por qué motivo, está metido en medio de una máquina de pinball. A pesar de que puede no parecer tan malo, su gameplay dejaba mucho que desear y una idea como esta no debería ser perdonable en 2004. Al menos se pueden salvar los gráficos. Menos da una piedra.

4-Mario Is Missing

En este juego protagonizado por Luigi (¡No! ¿A dónde váis? ¡No huyáis! ¡Luigi tiene carisma, o, bueno, pega grititos graciosos al menos!), Bowser decide inundar la tierra. UIn plan malvado y lleno de genialidad, si no fuera porque para ello decide hacerlo derritiendo la Antártida con… secadores de pelo. Total, que Mario es atrapado y solo Luigi puede salvar el día devolviendo los secadores robados a lo largo de la Tierra. En este juego para MS-DOS, NES y SNES, Luigi visitará lugares reales del planeta Tierra como Nueva York, Roma o Madrid.

El juego en sí es una aventura educativa en la que se intenta enseñar geografía a los niños. Luigi debe ir puerta por puerta en el castillo de Bowser e ir a ciudades en las que hay Koopas. Tras saltar encima de ellos, liberarán piezas de lugares famosos (¡qué bien llevado, ¿eh?!). Una vez las haya conseguido, debe llevar el artefacto al lugar famoso en cuestión y responder un par de preguntas idiotas sobre goegrafía. Apasionante, ¿eh? Al final dan ganas de que a Mario se le coma Bowser y que a Peach le pase lo que dios quiera. Nadie haría tanto por su cuñada.

3-Mario’s Time Machine

Y de juego para enseñar geografía, a juego para enseñar historia. ¡Este Mario, siempre pensando en los niños! Ya si fuera gracias a buenos juegos, pegaríamos saltos de alegría. Mario’s Time Machine apareció para NES, SNES y MS-DOS y, pese a que la idea no es tan soberanamente mala (no hay secadores de pelo descongelando la Antártida), su gameplay era tan terrible que hacía el juego prácticamente injugable. Situado en 1993 (porque es importante), el juego comienza con Bowser apoderándose de una máquina del tiempo. Y ya que la tiene, decide robar artefactos del pasado para… hacer el mayor museo del mundo. No, no raptar a Peach, ni dominar el mundo, sino tener un museo bonito. Pero claro, si los roba, el mundo cambiará para siempre creando varias paradojas temporales.

Así, Mario (y Luigi y Yoshi, según las versiones) viajará al pasado metiéndose en una corriente temporal en la que los personajes parecerán montados en tablas de surf. Claro, por qué no. Llegados a cierto punto, los personajes deben averiguar cosas sobre el periodo histórico en el que están, a lo que ayudará el fiel amigo de Mario. ¿Toad? No, un mono llamado Bobo. Solo por la historia, su gameplay, el juego de surf y el mono ya merece estar en este puesto.

2-Hotel Mario

Si ayer hablábamos de los juegos cancelados de CD-i (y más particularmente de Mario Takes America), ahora toca hablar del juego que sí fue lanzado en la plataforma de Philips, Hotel Mario. Un juego en el que los controles no funcionan cuando se lo pides, la animación es risible y poco se puede salvar de él, considerado por todo el mundo como uno de los peores juegos de la historia. Resulta que Bowser abre un complejo hotelero en el Reino Champiñón para él, sus hijos y la princesa Peach. Por ello, deben destrozar los siete hoteles y salvar a la princesa. ¿Argumento flojo? Qué va, qué va, cosas vuestras…

¿Y cómo acaba con estos hoteles? Pues cerrando las puertas del hotel. ¿Que por qué cerrar puertas destroza hoteles? ¡Hala, a preguntar a otro sitio! Todo ello con un tiempo limitado y un manejo tan terrible que era difícil no morir una y otra vez. Un juego justamente olvidado y enterrado, pero no tanto como el elegido como el peor juego de la historia de Super Mario. ¿Preparados? Pocas cosas hay más tristes que…

1-Super Mario Bros. & Friends: When I Grow Up

Supongo que todos recordáis Mario Paint, ese juego en el que, con un ratón especial, se podía pintar con un Paint un poco primitivo. No era un gran juego, pero para la época fue relativamente innovador y entretenido, incluyendo el juego musical que tan buenos momentos nos ha dado con los vídeos de Youtube. Super Mario Bros & Friends: When I Grow Up debería ser algo parecido… solo que no se parece en nada. Este es un libro para colorear cutre. Para PC, eso sí.

Esto es: Existían unas pocas plantillas que podían pintarse, pero estas plantillas no podían modificarse. El juego también tenía alguna plantilla animada, pero de forma triste y poco realista (por ejemplo: Bowser quejándose a Mario y Luigi del mal balance de ventas de su compañía). 16 colores básicos podían mezclarse con otros 15 para obtener un total de 256 con los que divertirse durante cinco minutos antes de tirar el cartucho por la ventana. Efectivamente, este juego no es que fuera una mala idea: Es que pasa la propia mala idea y se convierte en un bodrio casi sin igual. Echad un vistazo al vídeo para saber lo que es el tedio más absoluto.

Y hasta aquí el repaso a los peores juegos de Mario. ¿Cuál habríais añadido? ¿Y quitado?

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Nintendo, Top 10, Videojuegos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.