Wii U: Impresiones. ¡Hemos probado lo nuevo de Nintendo!

Cuando Nintendo anunció Wii U, parecía dispuesta a boicotear su propia consola. Ni la idea del mando convenció a nadie (entre otras cosas, porque no supieron vendernos por qué necesitábamos esa especie de iPad), ni los gráficos parecían nada del otro mundo. Pero si algo tiene Nintendo, es capacidad para darse cuenta de que algo va mal, olerse la tostada y darse cuenta de sus errores. Y claro, si Nintendo nos dice ven, lo dejamos todo. Así es como acabamos en la presentación de Wii U, un lugar al que fuimos sin ganas (digno es reconocerlo) y en el que el milagro se obró, saliendo más o menos convencidos, gracias a un par de juegos que realmente saben exprimir la consola al máximo y utilizan correctamente utilizar el mandito de las narices. Eso sí: Las compañías que no saben qué hacer con el mando tabletón, bien lo podían haber usado como pisapapeles. Veamos uno por uno los juegos que hemos probado. ¿Merecerá la pena?

La consola: Wii U es ligeramente más grande que Wii, pero también más estilizada. Parece que Nintendo ha hecho suya la filosofía de Apple, y sabe que en muchas casas la consola se comprará como mero elemento decorativo. Y ya que va a ser decorativa, qué menos que hacerla más bonita de lo que jamás fue la Wii, ¿no? En cuanto a los gráficos y la potencia, aún es pronto para opinar, ya que, aunque ya se nota una gran mejora gráfica en sus juegos con respecto a Wii (¡solo faltaba!), aún le queda mucho que andar hasta demostrar su potencial real. De momento, algunos juegos se mueven al nivel de una PS3 (o un poco peor), pero hay que tener en cuenta que hemos jugado a demos y no juegos completos, donde esta calidad puede variar.

El mando: El famoso mando de Wii U nos ha dado sensaciones dispares. Por un lado, hay que reconocer que la pantalla se ve extremadamente bien, con unos gráficos muy claros. Además, el tiempo de respuesta del mando con respecto a la pantalla del televisor es excelente, y en muchos casos puede darnos una experiencia de juego como nunca antes, infinitamente más inmersiva. Eso sí, si el mando no enaltece esta experiencia (como puede ser en el caso de un juego de lucha mal pensado, por ejemplo), es mejor dejarse llevar por el mando clásico que también pudimos probar, o por el propio Wiimando. Y es que, si su uso no es totalmente necesario, el mando de Wii U es demasiado pesado para mantenerlo en pie durante más de una hora y pico. Suena a tópico, pero es cierto: El mando de Wii U pesa menos de lo que parece, pero más de lo que debiera para ser realmente cómodo, hasta el punto en el que cambiar entre este mando y el clásico se agradece. Por otro lado, los botones están bien dispuestos y todo es cuestión de acostumbrarse, aunque algunos (los botones L y R secundarios) se hacen un poco extraños al tacto la primera vez que se utilizan.

NintendoLand: NintendoLand, el parque de atracciones virtual de Nintendo, no sería mala idea en absoluto si el juego viniera instalado en la consola. Es más, nos atrevemos a decirlo: NintendoLand es muy divertido, especialmente como juego para matar el rato, como Wii Sports lo fue en su momento. De hecho, precisamente sirve para lo mismo: Como prueba de las posibilidades de la consola. En el modo de un jugador probamos a lanzar estrellas shuriken a ninjas desde el mando-tableta hasta la televisión, muy intuitivo y divertido, y a girar el mando para hacer llegar un carricoche hasta la princesa, en un escenario inspirado en Donkey Kong, que no ofrece nada que no hayamos visto ya, aparte de la opción en la que veremos en nuestro mando lo que esté pasando de cerca (el trozo de pantalla en el que estamos, con detalle) y en la televisión la pantalla global, para ver cuánto nos queda hasta el objetivo. En el multijugador probamos una pantalla que adaptaba Luigi’s Mansion de una forma muy divertida y en la que el mando era el principal protagonista: Mientras el jugador con el mando de Wii U controla a un fantasma que trata de atacar a los jugadores, éstos, sin saber dónde está en ningún momento (es invisible, salvo en el mando-tableta), tratan de encontrarle enfocando con la linterna. Muy divertido, aunque tan específico que deja la sensación de que pocos van a encontrar una utilidad tan grande para este mando. Lo dicho: Si viniera en un pack con la consola, sería la mejor forma de mostrarnos el poder del mando. Si no, es demasiado caro para la colección de minijuegos que realmente es.

New Super Mario Bros U: ¿Qué podemos decir de New Super Mario Bros U? Es divertido. De hecho, es muy divertido, especialmente cuando cuatro jugadores están jugando y tratando de no caerse. Un caos mejor llevado que el del New Super Mario Bros de Wii, y con nuevo objeto incorporado, una bellota que nos permitirá volar en el aire para alcanzar los objetivos más elevados y que hará que no nos caigamos al vacío en más de una ocasión. Colorido, divertido y una digna continuación de la saga. Claro está, tiene algunos puntos muy negativos. Para empezar, que este juego podría haber salido perfectamente en Wii, a tenor de las pantallas que jugamos (quizá diera algún problema con las ralentizaciones, pero nada más). El gran gancho de la consola, el mando tableta… ¡Es prácticamente inservible! ¿Os acordáis del famoso segundo jugador de Super Mario Galaxy, que tan solo podía recoger piezas de estrella mientras su compañero se pasaba la pantalla al completo? Pues en New Super Mario Bros U pasa algo parecido: Quien tiene el mando pone bloques para evitar que sus compañeros se caigan… y ya está. Sí, es intuitivo, e incluso la primera partida puede resultar divertida, pero realmente terminará siendo una aventura muy divertida para cuatro jugadores y muy aburrida para quien se quede con el mando-tableta. Como segundo punto negativo, hay que hablar de lo inevitable: Este juego es tan similar al resto de la saga, al menos en las pantallas que hemos jugado (hay otras que se han podido ver en vídeo que sí parecen espectaculares), que no deja lugar a la sorpresa (y menos si se juega con el mismo mando de Wii con el que se jugó a New Super Mario Bros Wii). Una pena.

Tekken: Poco se puede decir de este Tekken de Wii U. Para ser el primer contacto con una third party, es un tanto… decepcionante. Es más de lo mismo que en el resto ed juegos de la saga, con un roster muy grande pero que poco o nada aporta, a priori, ni a la consola ni a los juegos de lucha. Hay que decir que solo pudimos echar un par de partidas, pero lo que pudimos jugar nos dejó ver un punto negativo: Mientras que uno de los jugadores debe jugar con un mando clásico, el que tiene el mando-tableta puede leer en ella los combos posibles, y ejecutarlos más fácilmente. Jugar a un juego de lucha en el que uno de los contendientes tiene ventaja no beneficia a nadie y, desde luego, es una manera muy pobre de utilizar el mando-tableta. De lo que hemos probado, sin duda alguna, es el juego más aburrido y que menos trata de innovar. Una oportunidad desaprovechada.

Rayman Legends: Hay juegos en los que poco importa el mando, los gráficos o ser crítico con respecto a ellos: Transmiten tantas sensaciones que no se pueden juzgar con ojo crítico. Rayman Legends es uno de esos juegos, que prosigue la estela de Rayman Origins pero dándole un giro más de tuerca, permitiendo jugar a un cooperativo puro y duro: Quien maneja la tableta puede girar el mando para girar ruedas, cortar cuerdas y un largo etcétera, mientras el resto de jugadores corre por la pantalla buscando el final, mientras enemigos, preciosos diseños y locuras variadas pasan ante ti. Aunque de momento el juego no saldrá de Wii U, lo cierto es que se hace raro pensar en él en otras consolas: La labor de la tableta es sencilla pero necesaria, haciendo que todo el mundo se divierta. Pero la mayor virtud de Rayman Legends no se queda simplemente en la diversión: Los escenarios son grandes y variados, destacando para bien un escenario musical en el que debemos correr a toda velocidad con una estupenda música de fondo, en una pantalla tras la cual solo queda levantarse y aplaudir este Rayman Legends. Si no sale en otras consolas, podría ser, perfectamente, una de las razones de peso para hacerse con lo nuevo de Nintendo.

Zombi U: Creednos si os decimos que el tráiler de este juego (el de gameplay, no el espectacular tráiler cinemático) no le hace justicia. Zombi U es un juego que no puede verse en un vídeo: Hay que jugarlo para comprenderlo. Aunque Zombi U no es el mejor juego que probamos (el honor iría para Rayman Legends), sí es el que abre la puerta a un futuro muy brillante para el mando-tableta. El juego puede parecer a priori una aventurilla de zombies rollo Resident Evil, pero la realidad es muy diferente. El mando nos sirve de mochila (mientras buscamos en el mando, nuestro personaje se agachará a mirar en ella), como zoom para apuntar cuando tienes armas con mirilla (haciendo zoom a los zombies que están lejos, aunque en la pantalla sigan estando lejos, haciendo que te metas más en la historia), como teclado numérico en el que insertar contraseñas mientras somos perseguidos por zombies… Todo ello situado en un Londres muy bien recreado. Además, el juego nos ofrece una posibilidad muy original: Al morir, todo el progreso de nuestro personaje terminará, solo para comenzar una nueva aventura con un personaje diferente (hay cientos de posibilidades) situado en otra punta de Londres. Si queremos recuperar nuestro inventario, habrá que volver hacia el lugar en el que nuestro anterior personaje murió… y volarle la cabeza (al ser mordido, se ha convertido en zombi) para poder registrar el cuerpo. Interesante, ¿eh?

A la salida del evento, pudimos probar también dos novedades para Nintendo 3DS que aparecerán en los próximos años: Profesor Layton y la Máscara de los Prodigios (con una factura técnica excelente, al menos hasta que se pasa a un 3D un poco cutre, pero con los mismos puzles interesantes de siempre) y Luigi’s Mansion 2 (que promete subsanar los errores del primer y darnos una aventura nueva y la mar de divertida).

¿Merece la pena Wii U? Eso solo lo puede decidir su futuro catálogo y el uso que le demos. Si la queremos como consola para disfrutar del multijugador o como simple evolución de Wii, cumplirá con creces su labor. Para juegos más hardcore, la cosa empieza de forma sobresaliente con Rayman Legends y Zombi U, pero comprarla de lanzamiento puede ser un poco peligroso debido a su alto precio. Aunque ha sido una experiencia mejor de lo que esperábamos, es recomendable esperar a ver el futuro catálogo de la consola. Ah, y eso sí: Hay que probarla antes de juzgarla: Realmente es una experiencia que no os esperáis. Para bien y para mal.

Esta entrada fue publicada en Nintendo, Nintendo Wii U, Opinión y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.