10 películas que no creerás que fueron demandadas por plagio

Hoy por hoy, Hollywood sufre una crisis de ideas. Tampoco es una sorpresa para nadie si tenemos en cuenta que dos películas de Blancanieves están a punto de estrenarse a la vez, las segundas y terceras partes empiezan a arremolinarse y la película más esperada de este invierno es El Hobbit (que, por si alguien ha vivido en una cueva durante décadas, es la precuela de El Señor de los Anillos). Pero una cosa es tener pocas ideas y otra pensar que los guionistas del mundo mundial rebuscan entre una marabunta de cortometrajes amateur, guiones que nunca se hicieron, sinopsis y tratamientos que ni siquiera llegaron a la fase de escritura y novelas miserables para sacar un triste argumento o una escena para su película. Pero la duda está en el aire, y así pasa lo que pasa: Que cientos de escritores frustrados, guionistas sin talento y chavales que nunca harán una película se lanzan al vacío con el “¡Imagínate que cuela!” como bandera, tratando de cazar a la película famosa, diciendo un sonoro “¡Yo lo hice antes!” (con puñetazo en la mesa incorporado, que es como más épico) y demandando sin ton ni son, allá donde hay una brizna de parecido. ¡Preparaos para sorprenderos al ver las 10 películas demandadas por plagio que menos te esperas!

10-Avatar

La película original: La película que más ha recaudado en la historia del cine (lo que no la convierte en la mejor, por mucho que piensen algunos fans de James Cameron) se centraba en Jake, un veterano de guerra parapléjico que es llevado a Pandora, un planeta habitado por los Na’vi (no, el hada de Zelda no. Por suerte no hay “Hey, listen!” a mansalva), una raza humanoide azul con su lenguaje, cultura y proporciones propias. Y claro, así empieza un relato sobre la naturaleza, el entendimiento y el amor que traspasó muchos corazones (e hirió muchas carteras por culpa del 3D).

PERO… El escritor Zhou Shaomou, nativo de Beijing, notó ciertos paralelismos con su libro Historia de los Cuervos Azules, una novela de 1997 publicada online (ya sabéis, porque seguro que James Cameron frecuenta webs de Beijing con novelas en un idioma que no entiende) que contaba el viaje de seis astronautas a un lejano planeta en el que viven seres azules. Con este argumento, Peyo (el autor de Los Pitufos) también podría demandar a la película, pero bueno. Shaomou afirmó que el ochenta por ciento de la trama de Avatar estaba sacada de su libro (¡casi nada!). El autor se querelló dos veces contra el film, pidiendo 147 millones de dólares como compensación o, ya puestos, el 8% de todo lo que recaude (y vaya a recaudar jamás) Avatar. Zhou perdió, obviamente, y el caso quedó en el olvido.

¿Y si…? Aunque no ha habido más juicios por el medio, la obra de James Cameron ha sido acusada de plagio en más de una ocasión. Además de señalar su aberrante parecido con Pocahontas y otras películas similares, la acusación más habitual es la que la emparenta con la trama de una novela de 1957 escrita por Paul Anderson: Call me Joe. En la novela, un parapléjico conecta de forma telepática con una forma de vida creada artificialmente para explorar Júpiter. El protagonista puede entonces caminar y sentirse con fuerza dentro de su cuerpo creado artificialmente, y lucha contra depredadores en su superficie mientras vive mil aventuras, aunque gradualmente se va convirtiendo en nativo a medida que pasa más tiempo conectado a su cuerpo artificial. Lo más posible es que Cameron no supiera de su existencia, pero al menos su idea se sostiene más que los cuervos azules.

9-Bruno

La película original: Sacha Baron Cohen, el provocador protagonista de Borat o Ali G, interpretaba a un homosexual austriaco que incomodaba a la gente con sus preguntas, siguiendo el mismo estilo de su obra anterior, a caballo entre la cámara oculta y la película con guión de hierro. A priori nada raro podía pasar, ¿verdad? Es casi imposible plagiar alguna escena de una película basada en la improvisación.

PERO… Hay quien ve elefantes donde no los hay, y un guionista (o al menos “un tipo que tiene ganas de ser guionista”) llamado John Musero demandó a Sacha Baron Cohen, no ya por plagiar la idea de una película completa, sino por inspirarse ligeramente en una escena de un guión jamás producido. La escena demandada fue aquella en la que Bruno aparecía con un traje de velcro en medio de un desfile de moda (por otro lado, una de las mejores del film). Musero dijo que un tipo vestido en un traje de velcro ya aparecía en Himbos, un guión escrito por él y que nunca se produjo pero que, oh sorpresa, mostró a los productores de Bruno tiempo antes de rodar la película. Las diferencias son bastante palpables: En Himbos, el protagonista tiene comida para conejos pegada a su traje de velcro, algo que atrae a un conejo, seguido de un gato que se queda pegado al velcro y que hace que el protagonista caiga a una piscina (¿y decís que este guión no fue producido? ¿Y por qué será?). Nada que ver con la escena del filme, en la que Bruno desfilaba en un desfile de moda y lo destrozaba al pegársele todo a su traje de velcro. Por supuesto, la cosa no prosperó.

¿Y si…? Aunque Bruno no ha estado metido en más líos de plagios, sí ha tenido problemas con la ley. Y es que el activista Ayman Abu Aita acusó a Cohen de mentirle sobre la entrevista y de considerarle como “terrorista” en la película, ya que, aunque anteriormente sí había estado metido en un grupo terrorista palestino, a la hora de rodar, Aita era miembro de Fatah, que no está considerado como un grupo terrorista. El grupo terrorista mandó amenazas de muerte a Sacha Baron Cohen, y este todavía se está acordando de la ocurrencia. ¡Glups!

8-Resacón 2, ¡ahora en Tailandia!

La película original: Tampoco hay mucho que explicar. El mismo grupo de Resacón en Las Vegas se despierta ahora en Tailandia (¡el título lo dice todo!)!, en un hotel donde no recuerdan nada, solo que han viajado para ir a la boda de uno de ellos. La película fue tan rematadamente mala que fue nominada a los premios Razzie de peor secuela y peor actor secundario. Pero claro, a la vez, fue un exitazo en taquilla.

PERO… Michael Alan Rubin, un guionista aspirante, vio la película y demandó a la película al sorprenderse (supuestamente, al menos) viendo cómo esta secuela contaba su historia. No, no la historia de su guión, sino la historia personal de sus viajes en China, que plasmó en un –ojo- tratamiento de guión (ni siquiera un guión completo) titulado Mickey y Kirin, que contaba cómo se casó con una mujer japonesa, Tamayo. ¿Que esto qué tiene que ver con Resacón 2? Pues que el protagonista de su comedia viaja de América a Asia para casarse con su novia, pero su romance se cae a pedazos durante la noche de bodas, lo que lleva a un montón de aventuras y desventuras. Básicamente, como decir que Dumbo se parece a El Planeta de los Simios porque, ya sabes, hay animales que hablan. Debe ser tan complicado encontrar una historia para Resacón 2 que hay que plagiar a un perfecto desconocido el argumento “Vamos a Asia y pasan cosas”. Por supuesto, la demanda fue eliminada por completo.

¿Y si…? Pero Resacón 2 no se quedó fuera de problemas con la ley y el plagio, dado que un tatuador, S. Victor Whitmill, enjuició a la compañía porque el tatuaje de Mike Tyson que sale en la película era, en realidad, un trabajo registrado por él, y no solo no había recibido ni un dólar, sino que, además, salía en todos los posters de la película. La demanda se quitó para que la película fuera estrenada con normalidad, pero para la edición en DVD se modificó digitalmente el tatuaje de la cara de Ed Helms. Así que, en cierta manera, Resacón 2 sí que plagió y vulneró los derechos de autor de alguien. Quién lo iba a decir.

7-Buscando a Nemo

La película original: Pixar realizó una de sus mejores películas con la historia de un pez payaso, Nemo, el único hijo que le queda a un padre devastado después de que una barracuda atacara la anémona donde vivía en el arrecife junto a su esposa y un montón de hijos más. Nemo se lanza a la aventura y acaba en una pecera, mientras su padre lucha por recuperarle. Una bonita trama trabajada durante años, ¿verdad?

PERO… ¿Y si alguien de Pixar hubiera leído un libro francés para niños y se hubiera dedicado a plagiarlo? Eso es lo que defendía Franck Le Calvez, el autor de un libro infantil titulado Pierrot Le Poisson Clown, realizado en 1995 y que, después de intentar venderlo como película de animación, fue publicado en un libro que vendió 2000 copias en 2002, convirtiéndose, más o menos, en un éxito que comenzó una pequeña saga. Las cosas como son: Le Calvez tenía un punto de razón. La portada de su libro era muy parecida a la de Buscando a Nemo, y la historia del cuento era similar: Un pez payaso perdía a su padre cuando un malvado ser del mar se lo comía, y acaba separado de su madre, por lo que el pez empieza un viaje maravilloso, con unos compañeros muy similares a los de la película de Pixar, hasta que acaba reunido con su madre. Le Calvez terminó perdiendo el caso, pero la duda siguió en el ambiente…

¿Y si…? Cada película de Pixar ha sido acusada de parecerse a otras, y con cierta razón: Toy Story se parecía mucho a The Christmas Toy, una película de Jim Henson de 1986 en la que el juguete favorito de un niño era reemplazado por un juguete del espacio que no se daba cuenta de que era un juguete; los diseños de Monstruos S.A se parecen sorprendentemente a los de una película titulada Chicos Monsters y protagonizada por Fred Savage,; Wall-E ha sido acusado mil veces de tener el mismo diseño que Número 5 en Cortocircuito, Up se parecía mucho a un cortometraje francés titulado Above Then Beyond, en el que una casa se convertía en un barco flotante… Es casualidad, claro, pero, ¿y si hay algo más que simples homenajes?

6-Kill Bill

La película original: En Kill Bill 1 y 2 asistimos a la venganza de la Novia contra Bill, mientras mata al grupo de asesinos que la traicionó. La película tenía múltiples homenajes (nada sutiles, por cierto) al cine de peleas y de ninjas, y cualquiera con dos dedos de frente se podía dar cuenta de que la película era un canto de amor al cine de serie B más que un plagio sin sentido tras otro.

PERO… Dannez Hunter, un proyecto de guionista, no creyó que esto fuera así, y se dio cuenta de que su sinopsis (una vez más: Ni siquiera guión) de una película titulada Lotus y que presentó a los estudios Miramax sin éxito, tenía ALGO que ver con Kill Bill. ¿Qué mejor razón para demandar? Según Hunter, su guión presentaba a un personaje llamado Ren, un descendiente de samuráis que vio como su madre era asesinada, algo mostrado en dibujos animados. Una escena similar también sucede en Kill Bill. Pero no solo fue esta escena, común a decenas de historias, lo que alertó a Hunter, sino el hecho de que la mujer asesinada se llamara O Ren Ishi, compartiendo también el nombre con el protagonista de su Lotus. Porque ya sabéis que, si vas a plagiar, no cambias es el nombre del protagonista para que te pillen mejor. Por esta simple coincidencia, el hombre pidió, ojo, cinco millones de dólares, la propiedad de la animación mostrada en Kill Bill volumen 1, ser considerado co-escritor de la película y que la productora pagara a sus abogados. Adivinad quien no tuvo nada de todo esto.

¿Y si…? Siempre se ha dicho que Quentin Tarantino, más que homenajear, se dedica a plagiar en sus películas. Kill Bill fue acusada por los fans de plagiar varias películas de Bruce Lee, la película de 1970 Road to Salina, varios animes y películas de kung-fu. Siendo sinceros, Tarantino puede haberse inspirado, pero es difícil pensar que un autor que siempre ha destacado por escribirse sus propios guiones pase de estar enamorado del cine a destrozarlo copiando como un maniaco.

5-La saga Crepúsculo: Amanecer

La película original: Adaptada de los libros de Stephenie Meyer, la cuarta entrega de Crepúsculo (dividida a su vez en dos partes más, para sacar más din… para poder contar mejor las emociones de sus protagonistas), trata sobre Edward y Bella contrayendo matrimonio y vida eterna, y teniendo una hija juntos, que desemboca en una guerra entre los vampiros protagonistas y los Vulturi. Lo que todos podíamos esperar, más o menos, para el final de una saga tristemente mítica.

PERO… Antes de convertirse en película, Jordan Scott, un músico y autor de 21 años, demandó a Stephenie Meyer por Amanecer, ya que, supuestamente, copiaba ideas y partes de texto de The Nocturne, un relato que escribió a los 15 años y que fue publicado en Internet en 2003. Y leyendo la demanda judicial, a uno le puede entrar la risa, al haber denunciado situaciones que se repiten en ambos casos como “El personaje protagonista ve a su hijo por primera vez”, “El personaje principal es convertido en vampiro” o “El esposo del personaje protagonista llama a su esposa “amor””. Tan absurdo como suena. Obviamente, perdió la demanda y nunca más se volvió a saber de él.

¿Y si…? Esta no fue la primera vez que Crepúsculo se metió en líos judiciales por plagios. Heidi Stanton, una amiga de Stephenie Meyer, la acusó de copiarla años antes, ya que escribió una historia corta con la misma idea cuando estaban en el colegio. Lo curioso es que todo aquello no fue sino un intento de timo, como todas las demandas impuestas ante la novela. Aunque nos pese a muchos, Crepúsculo es una historia original (dentro de lo que cabe: Amores imposibles, vampiros, etcétera). Como mucho, el plagio vendría con los cientos de novelas que han salido después siguiendo su estela. Pero eso, amigos, da para otro post…

4-Kung Fu Panda

La película original: Todos conocemos la más que decente película de DreamWorks en la que un panda gordo y torpón (con la voz española de Florentino Fernández) resulta ser realmente El Guerrero del Dragón, un mito. Con la ayuda de los Cinco Furiosos, un grupo de guerreros y amigos, deberá proteger a su maestro y su ciudad antes de que sea arrasada por el malo de turno. Una historia de superación personal tópica, sí, pero que tampoco se puede decir que sea un plagio de nada específico, ¿no?

PERO… Terence Dunn había escrito un proyecto de guión relativamente similar, o eso afirmaba en la demanda interpuesta contra Dreamworks. En ella, un oso panda espiritual luchador de kung-fu es  adoptado por cinco animales en un bosque y se convierte en un héroe, como predijo una tortuga sabia. Efectivamente, la cosa se parece más o menos (de hecho, el “más” gana al “menos”) e incluso hubo un contrato implícito entre Dunn y Dreamworks, pero estas ideas no fueron usadas en la película, por lo que finalmente no hubo ningún tipo de compensación para él, y Dunn se retiró a seguir intentando prosperar en Hollywood.

¿Y si…? En el mismo momento en el que el juicio contra Dunn se confirmaba como un fracaso, Jayme Gordon, un ilustrador de la editorial Randolph, demandó a Dreamworks por el mismo motivo. Y es que Gordon realizó en 1990 una colección titulada Kung Fu Panda Power, con unos personajes que, según la demanda, se parecen a los del filme. De hecho, el tipo afirmó que envió copias de su trabajo a Walt Disney cuando Katzenberg era un ejecutivo allí, antes de trabajar en Dreamworks; y a la propia Dreamworks, que no quiso contratarle. Según Gordon, su historia transcurría también en la antigua China y su panda estaba rodeado de cinco animales llamados “Los cinco puños de furia”, que, encima, eran los mismos animales.  Viendo los dibujos, lo cierto es que el parecido es sorprendente y todo apunta a que Dreamworks está metida en un buen lío. El juicio comenzará en diciembre de este año. ¡Estaremos atentos!

3-Harry Potter

La película original: Todos conocemos el fenómeno de Harry Potter. Un niño huérfano que de pronto descubre que es mago y que comienza a estudiar en la escuela Hogwarts de Magia y Hechicería junto a dos nuevos amigos magos, Ron y Hermione. Por el trayecto se enfrentará en numerosas ocasiones con Lord Voldemort, el gran enemigo de la magia “buena” y los muggles, que asesinó a los padres de Harry años antes. Una historia repleta de secuencias memorables que duró la friolera de siete libros (y, claro, siete películas).

PERO… Cuando algo tiene éxito, enseguida sale gente que ha tenido ideas similares. Y en este caso fue Nancy Stouffer, una escritora que, en 1999, demandó a JK Rowling por haber plagiado dos de sus trabajos, escritos en 1984. El primero era La Leyenda de Rah y los Muggles, donde los muggles era una raza de humanoides mutantes. Sí, la demanda era un poco floja, pero no tanto como la segunda, en la que pidió daños y perjuicios por su libro Larry Potter y Su Mejor Amiga Lilly. Y es que en el libro se nos presenta a Larry, un chico con gafas y pelo negro, que, en algún momento, encuentra un castillo en un lago, come en un gran comedor y… bueno… abre puertas de madera (tal cual). El problema es que ninguno de sus libros fue vendido y, además, JK Rowling llegó a EEUU después de que los libros dejaran de estar a la venta, por lo que, si la cosa se sostenía poco, la cosa aún fue a peor. Durante el juicio, se presentaron copias de páginas del libro fraudulentas, con páginas cambiadas años después para meter la palabra “muggle” una y otra vez. No solo perdió el juicio, sino que, además, le obligaron a pagar 50.000 dólares por mala conducta.

¿Y si…? Aunque Nancy Stouffer quedó en ridículo, otros intentaron que sus demandas salieran adelante. Por ejemplo, el grupo de folk canadiense Wyrd Sisters, cuyos derechos quiso usar la Warner en Harry Potter y el Cáliz de Fuego, ya que en el libro aparecía una banda llamada Weird Sisters y no querían meterse en problemas. La banda, en lugar de aceptar el dinero caído del cielo que Warner les ofrecía (50.000 dólares canadienses), se hinchó de orgullo y demandó a la compañía, por lo que, simplemente, Warner no usó el nombre, ahorrándose el dinero y el juicio. Poco después, la sentencia indicó que Wyrd Sisters tendría que pagar a la Warner 140.000 dólares canadienses en costes legales. Si es que más vale pájaro en mano… Por otro lado, los herederos de Adrian Jacobs, un escritor infantil que murió en 1997, demandaron a JK Rowling por 500 millones de libras al considerar que Harry Potter y el Cáliz de Fuego plagiaba escenas enteras de su libro Las Aventuras de Willy El Lagarto. En la demanda se decía que ambos libros tienen personajes medio-humanos y medio-animales y en ambos los protagonistas deben cumplir varias pruebas ayudados por pistas. Por supuesto, no solo no ganaron, sino que, además, tuvieron que pagar 50.000 dólares en costes legales. Después de esto, nadie volvió a demandar a JK Rowling, aunque sus editores sí que han realizado varias demandas por plagio, tanto a editores chinos como a libros paródicos sobre Harry.

2-Los Mercenarios

La película original: ¿Cómo? ¿Los Mercenarios… un plagio? ¿Una trama tan sencillota como esta, ahora resulta que es un plagio? ¿Hasta ese punto de sordidez llegó Sylvester Stallone? Para quien no la recuerde, la trama cuenta cómo un grupo de mercenarios tienen la misión de salvar a un líder militar corrupto y un operativo de la CIA atrapados en una isla latinoamericana liderada por el malvado General Garza. En realidad, nada de esto importa, ya que es una burda excusa para juntar a las mejores estrellas de acción y hacer que se peleen entre sí a disparo limpio. Ellos lo saben, nosotros lo sabemos. Y bien que nos lo pasamos.

PERO… Marcus Webb, un guionista que nunca llegó a serlo (¿no véis una pauta?) realizó una sinopsis en 2006 titulada El Atraco de Córdoba, en la que un grupo internacional de mercenarios combinaba sus fuerzas contra el malvado General Garza (¡Oh! ¡Coincidencia en el nombre! ¡Seguro que es un plagio!), un malvado dictador latinoamericano. Aunque el juicio aún no ha quedado resuelto, las dudas están en el ambiente: Si Stallone copió el guión de Webb… ¿por qué dejar los nombres originales tal cual? ¿Realmente es tan difícil hacer un guión como el de Los Mercenarios? ¿No sería más fácil haber pagado al tipo y quedarse con su guión, si tan bueno era? Aún no se sabe el resultado del juicio, pero francamente, la cosa no pinta muy bien para Marcus Webb…

¿Y si…? Los Mercenarios ha estado más tiempo en los juzgados que en las salas de cine. No, esto no quiere decir nada, pero no dejar de ser curioso que un film como este haya demandado y sido demandado en tantas ocasiones. Por ejemplo, la película demandó a 23.000 personas que se bajaron Los Mercenarios de Bit Torrent (siendo la segunda demanda colectiva del mundo del cine contra la piratería, siendo la primera la de una película pornográfica que se bajaron 15.551 usuarios). Además, la muerte de un especialista durante el rodaje de la segunda parte de la película probablemente también lleve a la película a juicio contra negligencia. Si no fuera porque nos lo pasamos tan bien con ella…

1-Sister Act, Una Monja de Cuidado

La película original: Whoopi Goldberg se convirtió en toda una estrella a inicios de los años 90 gracias a películas como Sister Act, donde interpretaba a una cantante que debe esconderse al presenciar un asesinato, y decide hacerlo en un convento donde debe vestirse como una monja y hacer vida de monja como la Hermana Mary Clarence. Ella se encarga del coro y sus cánticos atraen tanta gente a la iglesia que hasta el Papa quiere verlo. Un año después se rodó una secuela deplorable, Sister Act 2: De Vuelta al Convento.

PERO… Veinte años después del estreno de la primera parte, la monja Delois Blakely ha demandado a Disney y Sony por el tema de derechos de autor. Ha esperado su tiempo, sí. Blakely afirma que la película plagia su autobiografía, La Monja de Harlem, publicada en 1987. Blakely afirma que ella era una “joven, negra y cantante monja que servía a la gente de la calle y los jóvenes de Harlem”, y que, de hecho, escribió una sinopsis de tres páginas para hacer una película basada en su autobiografía por la que un productor de TriStar (ojo a esto, que es importante) se interesó e incluso preguntó detalles sobre su vida. Según la demanda, Blakely no se enteró de que Sister Act existía hasta 2002, cuando vio la portada del DVD. En 2004, se interesó más por la película (va a marcha lenta, la mujer), y empezó a obsesionarse, hasta que en 2007 se encontró con que el productor ejecutivo de Sister Act estuvo trabajando en TriStar. ¡Ajá! Nuestra monja protagonista, además, se dio cuenta de que en la película, a Whoopi se la conoce como “Hermana Mary”, y ella fue “Hermana Marie” en el convento. Es más, su nombre secular es Delois y el de Whoopi en Sister Act es… Deloris. Porque claro, puestos a plagiar, plagiamos también los nombres. Que se nos note. Por cierto, en todo este tiempo, Blakely ni siquiera vio la película, simplemente se informó por Internet sobre ella. La demanda aún está en todo lo alto, pero algo nos dice que una monja que demanda a una película veinte años después de su estreno no tiene un caso.

¿Y si…? Esta no es la primera demanda contra Sister Act. En 1993, se archivó una demanda contra Disney, Whoopi Goldberg y Bette Midler de 200 millones de dólares, ya que, según esta, La actriz Donna Douglas y su pareja, Curt Wilson habían escrito un libro titulado Una Monja en el Armario que, incluso, tuvo una versión guionizada en 1985. La demanda decía que había más de cien similitudes y plagios entre la película y el guión, que fue enviado hasta tres veces a Disney, Goldberg y Midler de 1987 a 1988. Disney se sabía perdida, y le ofreció un millón de dólares a Douglas y Wilson para retirar la demanda. No lo hicieron y, finalmente, el juicio fue ganado por Disney, dejando a Douglas y Wilson sin un euro. ¿Qué tendrá Sister Act, que tanto gusta de demandar?

Acerca de Kelkoo

No solo te ayudamos a buscar las mejores ofertas online. Además, te entretenemos con los mejores tops y curiosidades del mundo. ¡No os lo podéis perder!
Esta entrada fue publicada en Cine, TOP 10, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

17 Respuestas a 10 películas que no creerás que fueron demandadas por plagio

  1. Sepelaci dice:

    No sé yo, pero me da que algunas cosas tienen visos de ser verdad.La idea está ahí, y luego se desarrolla ligeramente cambiada. Lo de los nombres, pues bueno. Que se sea un guionista reconocido, no quiere decir que se sea muy inteligente, tampoco…
    Un saludín

    • Kelkoo dice:

      Lo de Kung Fu Panda sí que parece que es verdad, pero otras, como la monja de Sister Act… ¡Madre mía!

  2. mariods dice:

    Pues mira, desde luego los de Los Mercenarios y Sister Act han sido, cuanto menos, sorprendentes. XD

    Por otro lado, joer, llevaba AÑOS esperando que alguien hablara de esa peli de Jim Henson del Regalo de Navidad, joder. XDDD Yo ví esa peli antes que Toy Story, y para mí el uso de la misma idea fue más que evidente. Eso sí, claro, luego las pelis son totalmente distintas, pero que quede claro que Pixar no inventó lo de los juguetes parlantes y la idea del juguete reemplazado en el corazón de un niño. Y que encima nadie recuerde la peli de Jim Henson…

    • Kelkoo dice:

      La verdad es que la trama es la misma, aunque la de Pixar está mejor hecha (con cariño a Jim Henson). Nosotros estamos por denunciar a Xxx 2. Si coló lo de Los Mercenarios para alguien…

  3. Corleone dice:

    Vean la historia de una pelicula llamada K-Pax, y su version argentina que,
    20 años antes fue dirigida por Eliseo Subiela y se tituló Hombre mirando al sudeste.

    Caso modelo de plagio total. Los invito a investigar!

    Saludos!

    • Kelkoo dice:

      ¡Muchas gracias por el tip! Estaremos atentos.

    • Erdo dice:

      Eso no fue plagio, fue comprada y remakeada… y embostada, claro está.
      Saludos.

      • Mariano dice:

        En absoluto fue comprada. Por eso Subiela hace ya casi 10 años les hizo juicio por plagio. Lo que no sé es qué salió de ese juicio. Imagino que habrá ganado porque es un puro calco.

        • Mariano dice:

          Leo en wikipedia que la demanda se retiró con lo cual las conclusiones son claras: acuerdo económico que haría muy feliz a Subiela.

  4. tienda vinos online dice:

    Valla que algunas películas de aquí digan plagios. Pero vamos siempre suele haber alguna que son plagiadas de películas antiguas pero estas algunas me extraña.

  5. troleador dice:

    Una pregunta:

    Si un autor original y comprobado hace un truño, un auténtico zurullo de obra, que hace llorar de vergüenza ajena hasta la madre que lo parió, y luego, voy yo y aún plagiándolo descaradamente, aún con saña, realizo una obra maestra digna del salón de la fama y del oscar, qué digo, de los anales de la historia, por qué habría que reconocersele ningún derecho al primero?.

    Por qué habría que premiar al lerdo que tuvo la gloria en sus manos y la desperdició tan miserablemente?.

    • Kelkoo dice:

      Hombre, se da por hecho que si plagias algo es porque es bueno o, como poco, medio bueno, ¿no? De todas formas, al darse ese caso, con decir que era un “homenaje” seguramente te libres. Sobre todo si las diferencias son tan grandes (pongamos que lo que has plagiado es una escena de una bazofia en una obra maestra).

  6. Wekapipo dice:

    Y The Hunger Games con Battle Royale?

  7. Alberto dice:

    Que no supiera de su existencia??? LOL increíble que defendais a cameron. AVATAR ES UNA COPIA DESCARADÍSIMA DE CALL ME JOE.

    PUNTO

  8. No veo el botón de compartir en G+ por ningún lado.

  9. Ricardo dice:

    “10 películas que no creerás que fueron demandadas por plagio”
    Avatar es un plagio de una película de animación: FernGully: Las Aventuras de Zak y Crysta (FernGully: Tha last rainforest), pero como siempre, el público ‘conocedor’ que lo llevó a la ‘cúspide’ tiene nula memoria.