Harry Potter: El universo continúa

Logotipo de Hogwarts

No serán pocos los padres que respiren tranquilos y aliviados al saber que Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, parte 2, es la entrega definitiva del joven mago. Y, de hecho, a no ser que Warner quiera hacer un reboot (algo que, a día de hoy, se encuentra en estudio), es seguro que el mago haya abandonado para siempre las salas de cine. Pero ojo, progenitores, volved a aguantaros el aliento y a apretaros el cinturón, porque Harry Potter sigue más vivo que nunca. ¿En Hogwarts? Algo así: En las jugueterías.

Y es que, con el motivo de la salida de PotterMore, una especie de juego online para fans de Harry Potter, las tiendas se han reabastecido todo lo que han podido con libros, películas y, claro está, el tan ansiado merchandising. Y en el caso de Harry Potter, al contrario que en otras sagas como Crepúsculo o Las Crónicas de Narnia, lo más codiciado no son los muñecos precisamente, no…

Sino las tan mágicas varitas que todos los protagonistas enarbolan en un momento u otro a lo largo de la serie. Las hay de muchos tipos (de coleccionista, de plástico, medias…) y prácticamente de todos los personajes, teniendo en cuenta que no va a costar lo mismo la varita de “Ojoloco” Moody que la de Hermione Granger. Pese a todo, sea cual sea vuestro personaje favorito, la varita estará a la venta (si están Cho Chang y Horace Slughorn… ¡Pocos pueden faltar!)

Por supuesto, los niños podrán jugar si quieren con los muñecos LEGO de los personajes en el castillo de Hogwarts, la casa de Hagrid, el Expreso de Hogwarts o el campo de Quidditch. Los más mayores, sin embargo, pueden desembolsarse varios cientos de euros más para conseguir una réplica perfecta de la snitch dorada. Todo depende del dinero que se tenga y de lo fan que se sea de la saga de JK Rowling, porque si quieres algo… ¡lo puedes tener!

Poster de Harry Potter

¿Que queremos vestir a nuestros hijos como los protagonistas? No hay problema: Además de disfraces muy apropiados, tenemos las típicas chaquetas de calle, escudos para pegarse en cualquier lugar o bufandas de cualquiera de las cuatro casas. Sí, de Hufflepuff y Ravenclaw incluídos. ¿No es sorprendente que algo así se llegue a vender?

Y si no queremos jugar de la forma tradicional, vestirnos o exponer objetos relacionados con los libros, ¡tranquilos! ¡Aún hay más! Y es que con cada película fue apareciendo un videojuego oficial (a cada cual peor, tampoco vamos a mentir), a los que se deben sumar el curioso pero olvidable Quidditch World Cup y las notables versiones LEGO de los videojuegos oficiales, recopiladas en dos volúmenes: Del primer año al cuarto y del quinto al séptimo. Este último aparecerá en Navidades, por lo que los padres de los fans ya pueden empezar a ahorrar.

Además, siempre queda por ver si falta alguno de los libros que complementan a la saga, como Quidditch a Través de los Tiempos, Los Cuentos de Beedle el Bardo o Bestias Fantásticas y Dónde Encontrarlas. Además, los más fans estarán llorando por ir a The Wizarding World of Harry Potter, parte del parque de atracciones de Orlando Universal que recrea a la perfección el universo de Rowling.

Lo dicho: Quien crea que, una vez vistas las películas y comprados los libros su bolsillo está a salvo (siempre que Rowling no se sienta en racha y haga una nueva heptalogía), que vuelva a pensar, porque el merchandising está a punto de hacer un Avada Kedavra a la cartera.

Acerca de Kelkoo

No solo te ayudamos a buscar las mejores ofertas online. Además, te entretenemos con los mejores tops y curiosidades del mundo. ¡No os lo podéis perder!
Esta entrada fue publicada en Libros, Merchandising y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.