Los falsos finales de series de televisión más traumáticos

Desde que el mundo es mundo, la gente adora inventarse leyendas urbanas para lo que está pasando en ese momento, tenga visos de realidad o no: Desde el escondite de Ricky Martin hasta momentos hiper-dramáticos que nunca ocurrieron en series de televisión, lo cierto es que los rumores corren como la pólvora. Y más aún con el crecimiento del llamado CreepyPasta, leyendas urbanas completamente falsas posteadas en Internet con profusión de detalles para dar miedo a los más despistados. Pero lo que hoy os traemos viene de un tiempo anterior al CreepyPasta, de cuando aún se jugaba con chapas y cromos de la Liga y no con Badoo y Belén Esteban: ¡Los 4 falsos episodios finales más conocidos de series de televisión! Y lo peor es que todos nos los tragamos…

4-Doraemon

EL RUMOR: ¿No lo sabíais? Mi primo tiene un amigo que ha leído el final de Doraemon, que ya ha salido en Japón. Por lo visto, Nobita ha estado muy enfermo, en la cama, desde el principio de la serie, y todos los personajes (incluído Doraemon) son parte de su imaginación. Y, por lo visto, muchos niños japoneses se han enfadado –algunos haciendo cosas terribles- y han tenido que pedir disculpas desde la editorial y… ¡Ah, bueno! ¡Pero hay otro final, que ese le ha leído un hermano de un amigo! En él, Doraemon se queda sin batería y se paga. Entonces, Nobita debe elegir entre hacer que Doraemon resucite inmediatamente pero perdiendo la memoria de todo lo vivido o convertirse en un científico de éxito y hacer que Doraemon resucite con todos sus recuerdos intactos. Así, Nobita estudia sin parar hasta conseguir sacarse la carrera y, finalmente, resucitar a su gato robótico, y vive feliz junto a él el resto de su vida. ¡Pero espera, porque hay un tercer final! ¡Y este es de verdad verdadera! Resulta que a Nobita le pegan en la cabeza con una piedra y entra en coma, y para ganar dinero y pagar su operación, Doraemon vende todos sus inventos… Pero la operación falla, y Nobita queda para siempre en estado vegetativo. Con su último invento, y entre lágrimas, nuestro protagonista le permite a Nobita ir donde él quiera, que resulta ser… el cielo. ¡Qué finalazo, ¿eh?! ¡No puedo esperar a que lo echen por la tele!

DESMONTANDO EL RUMOR: Lo cierto es que dos de estos rumores carecen de una base firme (uno está copiado de una serie televisiva, St. Elsewhere y otro está dibujado por un fan, por lo que fue tomado como real), pero el tercero tiene su base fiable. De hecho, cuando en 1973 la primera serie televisiva de Doraemon bajó en audiencia, la idea era terminarla de esta forma. Por suerte, en el último momento, los autores, el dúo Fujiko Fujio, cogieron el toro por los cuernos y cambiaron de dirección, resucitando la serie poco después.

EL FINAL REAL: No se puede hablar de un final real de Doraemon, y los autores Fujiko Fujio dejó el tema sin resolver antes de la muerte de uno de sus integrantes en 1996 (que, claro está, coincidió con el último tomo del manga). Pero se puede considerar que hay tres posibles finales en Doraemon, creados para “despedir” a los lectores que se iban haciendo adultos: El primero, en 1971, mostraba a Doraemon dejando a Nobita solo después de que se considerara, desde el siglo XXII, que los visitantes del futuro estaban causando mucho alboroto en la tierra, por lo que se prohibían los viajes en el tiempo. En el segundo final, de 1972, Doraemon debe volver al futuro, y… bueno, se marcha, sin indagar demasiado en el tema, explicándoselo a Nobita. En 1973 se hizo un último final, el mejor de todos: Después de perder una pelea con Gigante, Nobita vuelve a casa, solo para que Doraemon le informe de que se marcha al futuro de nuevo. Tras luchar con uñas y dientes contra la decisión, finalmente acepta su marcha y, al día siguiente, consigue que Gigante pierda la revancha de la pelea. Es entonces cuando Doraemon se da cuenta de que Nobita no le necesita y se marcha para siempre. O, bueno, hasta el episodio siguiente (de hecho, este episodio fue adaptado al anime, aunque al final volvía con un truco de magia). Pero como este no fue el último episodio de la serie de forma oficial, se considera que no hay un final oficial.

3-Pokémon

EL RUMOR: ¡Lo sé! ¡Lo he visto! Por lo visto, se han publicado muy pocos ejemplares de este tebeo, pero se ha expandido como la pólvora. Verás: Resulta que cuando Ash va en bicicleta, al principio de la serie, al tropezarse entró en coma, y todo lo que se ha vivido hasta ahora ha sido producto de su imaginación. ¡Piénsalo, tiene sentido! Según se explica en el manga, la pelea con Mewtwo no fue sino un intento de resucitarle mediante una nueva forma de tratamiento, con impulsos eléctricos, que estuvieron a punto de dejarle paralizado, y en su imaginación, como sabiéndolo, Ash quedó convertido en roca. Ash vive en su mente toda su vida, hasta que, finalmente, después de ganar a la Elite, se despierta en el hospital sin fuerzas y ve a su madre, que durante tantos años se ha esforzado por estar a su lado y en ese momento… ¡Ash se desvanece y muere! Por lo visto, tío, ha sido un final tan traumático que en la editorial ni siquiera quieren reconocer que existe.

DESMONTANDO EL RUMOR: Si nadie lo ha reconocido es, simplemente… ¡Porque no existe! Todo comenzó en el famoso imageboard 4Chan, donde un usuario anónimo contó esta historia como una teoría (muy trabajada, por cierto) que, con el tiempo, ha pasado a ser una historia que pulula por los foros de Internet, como quien cuenta un cuento a un niño pequeño. Por suerte, solo hace falta utilizar un poco la lógica para ver que esto es una mentira como una casa.

EL FINAL REAL: Pokémon, el anime, lleva más de 700 episodios, 14 películas y varios especiales, y, de hecho, su decimosexta temporada se está emitiendo ahora mismo en la televisión japonesa. Por tanto, la idea de un final tan abrupto es absolutamente falsa, aunque sí ha habido finales de saga (Misty volviendo a ser la entrenadora de gimnasio, Brock entrenando para ser un Doctor Pokémon…). Pese a estos pequeños finales, la historia de Ash sigue adelante, y con cada nuevo juego (con sus correspondientes cientos de nuevos Pokémon) se preparan nuevas temporadas. ¡Quedan bichos que coger para rato!

2-Oliver y Benji

EL RUMOR: ¡Un final increíble! Lo ha visto un tío de mi primo, que vive en Japón, y ha dicho que el país ha quedado alucinado, en estado de shock,. Ha sido para tanto, que desde la televisión han prometido que el episodio no volverá a emitirse nunca más, por lo fuerte del contenido y para evitar la locura entre los niños. Te cuento, te cuento: Resulta que Oliver está jugando en la final de la Copa del Mundo contra Brasil. El marcador está empatado, y Oliver levanta la pierna, le da al balón… Y la pantalla se vuelve blanca. Cuando volvemos, vemos que Oliver despierta en un hospital, de niño, y le dice a su madre que ha soñado con que ganaba la Copa del Mundo. Todo podría ser un flashback bonito… ¡Si no fuera porque un plano posterior nos descubre que Oliver no tiene piernas! Por lo visto, en el primer episodio de la serie, Oliver sí fue atropellado por un camión, que le rompió las piernas… e hizo que toda la serie fuera desde el principio. ¡Que sí, que te lo juro! ¿Por qué te iba a mentir, amigo?

DESMONTANDO EL RUMOR (Y EL FINAL REAL): Este es, en realidad, muy sencillo de desmontar: Oliver y Benji, o, como se conoce por Japón, Capitán Tsubasa, no solo no tiene este final, sino que se sigue publicando a día de hoy. Más concretamente, ahora están inmersos en una saga en la que Tsubasa, jugando en el Barça, se enfrentaba al resto de equipos de la liga española. Así que de piernas rotas, más bien poco. Como curiosidad, la intención del autor es contarnos dónde está cada jugador ahora antes de emprender el camino a una saga de varios volúmenes donde nos contará, probablemente, el final verdadero de la saga. ¿Alguien duda que será Oliver alzando una copa, y no él con las piernas destrozadas?

1-El Chavo del Ocho

EL RUMOR: ¡Muy fuerte! ¿No lo viste en La 2, cuando lo echaron? ¡Yo lo vi! Resulta que hay un episodio que nunca se emitió, y que Roberto Gómez Bolaños, el creador (y el propio Chavo) consideraba el mejor de la serie, una auténtica obra maestra. En él, el Chavo del Ocho saltaba para proteger a un niño y, en ese momento… ¡Un coche le atropellaba! Que sí, que sí, que lo vi yo. El resto del episodio era muy triste y lacrimógeno, y todo terminaba en el funeral del Chavo… Con el conductor presente, ¡que no es otro que el padre del Chavo! ¡Increíble, ¿verdad?! ¡Pues es verdad, que lo he visto yo!

DESMONTANDO EL RUMOR: De todos los rumores, este es el que tiene más sentido, ya que el propio Gómez Bolaños comentó que había pensado realmente en un episodio así como el final de El Chavo del Ocho. Finalmente, decidió no matar al personaje gracias al consejo de una de sus hijas, que, al ser psicóloga, le comentó que ese final llevaría al suicidio a muchos niños realmente admiradores del Chavo. ¡Menos mal!

EL FINAL REAL: El Chavo del Ocho, como serie independiente, terminó en 1992, después de doce años y 290 episodios, con un episodio en el que Doña Florinda se compra una lavadora pero el Chavo la rompe. Tan sencillo como eso. En esta época ya no estaban ni el famoso Don Ramón ni Quico, sustituídos por personajes mucho menos populares, como Jaimito el Cartero (que ya desde su nombre tiene una falta de carisma alarmante). En todo caso, nada de atropellos, a pesar de que, ya convertida en un simple sketch del programa Chespirito, se hicieron varias piezas previniendo a los niños contra los accidentes de tráfico.

Acerca de Kelkoo

No solo te ayudamos a buscar las mejores ofertas online. Además, te entretenemos con los mejores tops y curiosidades del mundo. ¡No os lo podéis perder!
Esta entrada fue publicada en Series, Televisión y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Los falsos finales de series de televisión más traumáticos

  1. Spike dice:

    Este post debería ser de lectura obligatoria para todo el mundo. Nos ahorraría a muchos discusiones y debates absurdos xD