X Muestra SyFy: Nuestra crónica

Hace ya diez años desde que, en 2003, Madrid comenzó lo que hasta entonces parecía una aventura que parecían tener en exclusiva en España Sitges y San Sebastián: Un festival de cine de terror decente. Hoy por hoy, la muestra SyFy es una referencia obligatoria no solo para los fanáticos del género que estén en Madrid, sino también para todos los fanáticos del séptimo arte que quieran disfrutar de obras que, de otra forma, no podrían verse. Y cuando decimos “disfrutar” hablamos de hacerlo en ambos términos: El del disfrute con la mejor ciencia-ficción y terror y el del “disfrute” al ver en público una película mala que machacar entre toda la sala.

En esta décima edición, los fanáticos de la ciencia-ficción tuvimos que olvidar, al menos por ahora, los añorados cines Palafox (donde, al menos, tendremos una cita mensual en los próximos Phenomena) para ir a los Cines Callao, más céntricos, pero con mucho menos encanto, al menos para los viejos lobos de la Muestra. No se puede decir que desde la organización de la Muestra no se lo curraran: Fotomatones, parejas vestidas de novios zombis, una buena programación, en la que solo se echó de menos un Trash Entre Amigos que se canceló semanas antes… Por aquí no puede haber ninguna queja. Precios más que razonables, el mismo buen ambiente que siempre y, por supuesto, Leti.

Leticia Dolera ([REC] 3)es, quizá, la cara más representativa de la Muestra SyFy: Siempre dispuesta a romper la cuarta pared, convirtiéndose no solo en la presentadora año tras año, sino también en una más del público, riéndose ante las payasadas, respondiendo con ironía a cada grito de las butacas o incluso uniendo a una parejita que, oh casualidad, estaban en la Muestra pasando su primera cita (lo que le valió a esta X Muestra SyFy el sobrenombre de “Muestra del amor”). Leticia Dolera estuvo, otro año más, inconfundible, encantadora, fantástica y tan graciosa como siempre (por mucho que los primeros días Macarena Gómez quisiera quitarle el puesto). Porque no queremos una muestra SyFy sin nuestra Leti. Porque no se concibe una muestra SyFy sin nuestra Leti.

Y, una vez tratados los puntos básicos de la Muestra SyFy, es hora de hablar de lo principal del asunto: Las películas. La Muestra comenzó el jueves con un estreno injustamente vapuleado: Oz, Un Mundo De Fantasía, una más que decente película de aventuras y acción en 3D de la que ya hablamos por aquí y que, en resumen, no supone una violación ni de la película de 1939 ni de los libros de Baum, sino una puesta a punto para una nueva saga basada en un personaje que, en los libros, siempre ha sido un misterio: El Mago en sí mismo. Un trabajo de efectos especiales impresionante no hace que no podamos ver un guión algo débil y unas actuaciones que, simplemente, cumplen su cometido, pero se puede perdonar para disfrutar de una de esas películas de aventuras familiares que ya no se hacen.

El día siguiente abrió con Kenshin, El Guerrero Samurai, una adaptación del manga de Nobuhiro Watsuki que logra captar a la perfección la forma de vestir y las peleas del cómic original, pero que falla a la hora de dar una personalidad al protagonista de la historia, Kenshin Himura, que lejos de ser el alegre (y un poco tonto) personaje que era en las páginas impresas, se convierte en un vengador con aire serio y decidido. De hecho, durante la película uno tiene la sensación de que no está viendo a Kenshin: Está viendo continuamente a Battosai tratando de rehacer su vida. Al margen de este problema, y de algunos problemas menores de caracterización, la película es una gran adaptación cuando el protagonista desenvaina su espada de filo invertido y se lanza a la lucha. Tristemente, el final está excesivamente alargado, el villano es demasiado caricaturesco y el film se desinfla por momentos. Si durara menos, cortando las partes más prescindibles, podríamos estar ante una película notable, pero esta no pasa del bien, destacando, eso sí, su gran capacidad para adaptar un manga tan mítico como éste. A pesar de la cara algo femenina del protagonista, el resto es el manga llevado a la vida. No puede haber quejas al respecto.

Grabbers es una película tan divertida como olvidable. Mezclando terror con humor (más humor que terror, para qué negarlo), la historia se centra en dos policías de pueblo que deben hacer frente a un monstruo acuático que se come a la gente y al que solo se puede matar con alcohol. Como podréis imaginar, por el camino veremos grandes borracheras, explosiones y chistes variados con todos los peculiares personajes del pueblo. Realmente no hay mucho que achacar a la película, salvo lo predecible que es y su falta de humor en algunos momentos que realmente lo demandan. Por lo demás cumple, si sabes a lo que te enfrentas: Efectos especiales de serie B y personajes que aparecen solo para ser deglutidos conforman los pilares de una película tan intrascendente y olvidable como divertida. ¿Quién quiere más?

La siguiente sesión se tornó en la verdadera pesadilla de la muestra SyFy, con una sesión doble que los presentes no podremos olvidar en un buen tiempo. Todo comenzó con Amor de Madre, un cortometraje dirigido por Eduardo Casanova (en cristiano, Fidel en Aída) y protagonizado por Ana Polvorosa (Lore en la misma serie) que orbitaba en torno a una invasión zombie y que tenía tanta gracia como una patada en la rodilla. Aunque el inicio, con el mítico actor Paco Valladares, prometía un corto interesante, la cosa se perdía entre una estética excesivamente almodovariana, un color verde que dominaba la escena y un guión previsible y que necesitaba más trabajo para ser pulido. Una gran decepción, aplaudida por el público (ya que tanto la actriz principal como el director estaban en la Muestra presentando el metraje).

La película que siguió a dicho cortometraje fue la gran estrellada de toda la muestra SyFy: Boneboys, un pastiche escrito por el guionista de La Matanza de Texas y al que le falta garra, dinamismo, buenas actuaciones y, básicamente, una historia interesante y coherente, un guión que lleve a algún sitio y un director que haya cogido una cámara con anterioridad. La historia fluctúa entre la película de caníbales, el gore, la psicopatía e incluso los problemas sexuales sin destacar en ninguna de sus tramas (y, de hecho, sin que nos enteremos en ningún momento de lo que está pasando). Su supuesto ambiente enfermizo da risa, el montaje es, posiblemente, uno de los peores de la historia del cine, y el público de la muestra tuvo motivos para la risa y la celebración del mal cine durante toda su proyección, aplaudiendo los continuos planos de la luna y gritando improperios a la pantalla. Toda una sesión de Trash Entre Amigos improvisada por los asistentes.

El sábado solo pudimos asistir a uno de los films programados, The Cabin in The Woods, que, aunque la mayoría ya había visto, quiso volver a ver en pantalla grande, como debe verse un film que no se ha estrenado en España ni tiene fecha de salida en DVD/Blu-Ray pero que merece muchísimo la pena gracias a sus giros de guión y su personalidad propia. La película guionizada por Joss Whedon y Drew Goddard tiene alma, es única y diferente. De hecho, su media hora final pasa por ser la última media hora con más carisma del cine de terror de la última década. Quizá no sea una obra maestra, pero sí que es una película divertidísima, muy inteligente y con un final cinéfilo y de auténtica traca. Imprescindible para el amante medio del género.

The Cabin in the Woods estuvo precedida por el cortometraje Voiceover, muy disfrutable y con diferentes historias y matices que colapsan en una imagen final muy poderosa que hace que todo tenga un final coherente. Unas imágenes muy bien filmadas (no en vano la dirección es el punto fuerte de Voiceover) y un guión que mantiene la curiosidad, sin hacer grandes alardes, son los dos puntos fuertes de este corto. Muy interesante y un inicio de fiesta perfecto para la aclamadísima The Cabin in The Woods.

Phenomena es ya una cita imprescindible para los amantes del buen cine: Una sesión doble con películas míticas que volver a ver en pantalla grande, en versión original y con una copia de buena calidad. Este año, las elegidas para el triunfo fueron Alien, El Octavo Pasajero y Desafío Total. Alien sigue siendo tan buena como siempre, gracias a un manejo de la tensión casi inaudito en el cine de hoy en día (no olvidemos que el monstruo no aparece hasta después de la primera hora). Aunque algunos de los efectos especiales se han quedado algo desfasados, la película sigue siendo una gran experiencia. Desafío Total, por su parte, es una película tremendamente entretenida, una cinta de acción pura como las que ya no se hacen, con un importante componente de juego con el espectador. Por cierto: No, no era un sueño, por mucho que lo dejen caer. Una doble sesión espectacular, en la que el público se deshizo en aplausos y que nos citó para los siguientes Phenomena. El próximo, Mentiras Arriesgadas y Máximo Riesgo. Allí estaremos.

Finalmente pudimos ver Cockneys vs Zombies, una entretenida película a la sombra de Shaun of the Dead (Zombies Party) y que forma parte del ya prolífico subgénero “Ingleses o irlandeses que se pegan con zombies o entidades sobrenaturales”. En este caso, un grupo de inadaptados viven el holocausto zombie mientras roban un banco para salvar la residencia de su abuelo. Aunque le falta algo de mordiente y de mala leche, solo por ver a los jubilados armados hasta los dientes ya merece la pena su visionado. Tampoco se puede decir mucho más de ella, ni para bien ni para mal: Cumple su cometido y hace pasar hora y media muy entretenida.

El año que viene, volveremos a estar allí: La Muestra SyFy se ha convertido, por mérito propio, en una muestra a la que seguir la pista, y una de las pocas ocasiones en las que los amantes de la ciencia-ficción y el terror pueden juntarse en Madrid (a la espera de ver qué nos da el futuro Nocturna Film Festival, cuya web abrirá en tres días y que promete grandes sorpresas. ¡Habrá que verlas! De momento, nos quedamos con nuestra muestra, que año tras año ha conseguido hacerse un hueco en nuestros corazones. ¡Y por muchos más (esperemos)!

Acerca de Kelkoo

No solo te ayudamos a buscar las mejores ofertas online. Además, te entretenemos con los mejores tops y curiosidades del mundo. ¡No os lo podéis perder!
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>