Las 5 atracciones más peligrosas del mundo

¿A quién no le gusta montarse en una buena montaña rusa? Sentir el aire en la cara, las bajadas cercanas a la muerte, los giros antinaturales, la cola de dos horas aguantando al típico padre con los niños… Y si alguien acaba con un par de huesos rotos, ¡algo que contar en casa! ¿Os embarcais en un viaje alrededor del mundo en búsqueda de las cinco atracciones más peligrosas del mundo? Y es que viajar no es solo ver museos…

5-Kingda Ka (Jackson, Nueva Jersey)

No es moco de pavo: En el parque temático Six Flags Great Adventure está la montaña rusa más alta y más rápida del mundo. No necesita nada más, ni tiene loopings increíbles: Simplemente, es una montaña rusa que te pone a 206 kilómetros por hora en menos de cuatro segundos. ¿El problema? Claro, que tan solo dura 28 segundos, pero 28 segundos inolvidables. Alta, rápida, peligrosa… y cerrada. La atracción sufrió daños por el Huracán Irene (o eso se dice) y volverá en 2012. Si tenéis miedo de caeros de la atracción, tranquilos, porque cerca hay seis tigres de bengala que el parque tiene en propiedad. Ahora os quedáis mucho más tranquilos, ¿a que sí?

4-Action park (Vermon, Nueva Jersey)

18 años. Eso es lo que estuvo abierta esta aberración de la humanidad en Nueva Jersey, donde por lo visto se aburren tanto que necesitan locuras increíbles para sentirse vivos. En estos 18 años, innumerables individuos tuvieron heridas de todo tipo. ¿Locuras del parque? Toboganes con caídas verticales, por ejemplo, o una bajada por una colina montados en cochecitos… y en un camino de cemento. Sin asiento. Por no hablar de la piscina de olas (de casi un metro de largo) o de la joya de la corona: Un tobogán con looping final que nunca se abrió y en el que un muñeco de pruebas fue tirado… solo para ser decapitado. ¡El parque perfecto para llevar a tus hijos! ¡Decapitaciones, caminos de cemento, dolor! ¡Simplemente ideal!

3-La montaña rusa de media hora (Pennsylvania)

Vale, vale. Ahora no solo tenemos que viajar en el espacio, sino también en el tiempo. Nos vamos hasta 1827, fecha en la que se estrenó una montaña rusa en una mina de carbón… y no precisamente para el disfrute de nadie. Ojito al dato: 160 kilómetros por hora en su punto más fuerte, impulsados por la gravedad, sin ningún tipo de seguro ni sujeción, durante aproximadamente media hora. Si está aquí es porque los niños que quisieran pagar un poco de dinero podrían enfrentarse a la muerte montándose en esta montaña rusa del terror. En 1937 fue desmantelada. Una auténtica pena.

2-Torre SCAD

¿Quieres morir? Bueno, aquí tienes la torre SCAD, una atracción que se repite en diferentes sitios alrededor del mundo. La cosa es que te subirán hasta lo alto con un arnés, siempre mirando al cielo, para después tener una caída libre y a merced del destino hasta acabar en una cama elástica. El que termina en una cama elástica y no en la tierra, como ocurrió con una niña de doce años que se tiró antes de tiempo (que, por suerte, solo resultó herida). ¿Arriesgado? Bueno, no más que la ruleta rusa, ¿no?

1-La catapulta (Woolavington, Reino Unido)

Todos hemos pensado alguna vez “¡Eh! ¿Cómo sería que te tiraran propulsado por una catapulta? ¿Me rompería todas mis extremidades en el aire o solo sufriría agónicamente antes de morir de un infarto?”. Por unos 50 euros, la Catapulta Humana hacía… bueno, exactamente eso. Te proyectaba cual catapulta hasta una red de seguridad, donde solo algunas personas han pasado la red de largo (llevándose de premio varias espaldas rotas, claro). ¿Queréis un deporte de riesgo? ¿Para qué, teniendo una maldita catapulta humana? ¡Espectacular… mente terrible!

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Destinos de viaje y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.