Recetas españolas de verano: Salmorejo y tinto de verano

Al llegar el verano en España, todo el país se convierte en una mezcla de olor a fritanga los fines de semana, viajes al pueblo, ciudades abandonadas (ríete tú de The Walking Dead después de ver Madrid a mediados de Agosto) y comidas tan ligeras y sencillas como ensaladas, muchos helados y estas que hoy os presentamos. Porque, claro, el verano español también tiene mucho de guiri estropeado, playas repletas de botellones y primeros besos embriagados de alcohol. ¡Y ya que esto va a ocurrir… por lo menos que se haga con un producto de calidad! Y, ya de paso, acompañado por una comida tan española como el salmorejo. ¡Puramente español!

Salmorejo

Fotografía realizada por Rubén (Surfzone)

El salmorejo procede de Córdoba, en pleno centro de Andalucía, y es una sopa fría muy similar al gazpacho, solo que más espeso y servido con diferentes condimentos.

Ingredientes para dos personas

  • 3 tomates
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta
  • 2 huevos duros y algo de jamón serrano picado como guarnición
  • 1 trozo de pan duro (la cantidad del pan puede variar)

Pon a hervir los tomates en agua durante cuatro o cinco minutes, y después pélalos (¡puedes trocearlos directamente sin quitarles la piel, pero yo prefiero hacerlo de esta manera!). Trocéalos y ponlos en una batidora con el aceite, el ajo y un poco de sal y pimienta.

Mezcla todo junto y después añádele el pan poco a poco. La mezcla cambiará rápidamente y se hará más espesa. Puedes añadir más o menos pan dependiendo de la consistencia que quieras darle. Sirve el salmorejo en un bol y enfríalo en el frigorífico por lo menos durante media hora (¡Cuánto más frío, mejor!). Justo antes de servirlo, añade el huevo cocido y jamón (¡mejor si consigues jamón serrano español!). ¡Buen provecho!

Tinto de verano

Fotografía realizada por Indra Galbo

El Tinto de Verano, sobra decirlo, es una de las bebidas más populares en España, en parte por lo fácil que es hacerlo.

Mezcla una parte de vino tinto con una parte de gaseosa. Sírvelo con hielo y a poder ser con una rodaja de lima. Y no hace falta que te lo digamos, pero si te gusta una bebida algo menos sofisticada y más fuerte… ¡quita la gaseosa, ponle Coca-Cola y tendrás kalimotxo! ¡Ya solo queda salir de fiesta y a comerte el verano!

Esta entrada fue publicada en Recetas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.