TOP 10: Los museos más extraños del mundo

¿Eres de los que les gusta viajar para ir a la playa, o de los que prefieren relajarse culturizándose viendo un buen museo? En el caso de los que hoy nos ocupan, la cosa no puede calificarse exactamente como “cultura”, pero algo está claro: Aprender, aprendes cosas nuevas. Estos son los 10 museos más extraños del mundo, aquellos que creímos que jamás podrían existir, tan atrayentes que dan ganas de comprarse un billete de avión para ir exclusivamente a ver qué demonios tendrá dentro. ¿Quién no querría ver algo como…?

10-Museo de las cajas de comida (Georgia)

Lunch box museum

Por cinco dólares, aquellos que se pasen por Columbus, en Georgia, no pueden dejar de ver un museo que guarda en su interior un tesoro de los años 50, 60 y 70 en EEUU: Las cajas metálicas de comida que llevaban los estudiantes al colegio. Allen Woodall Jr, el propietario del museo y autor del libro “Guía definitiva del coleccionismo de cajas de comida metálicas” (todo un fan del asunto, vaya). La cosa no es ningún chiste: Algunas de las cajas que podemos ver en su interior, como las del Superman más clásico, pueden llegar a alcanzar 10.000 dólares a la venta. Y, la verdad, bonitas lo son un rato. ¿Quién no querría una caja original de King Kong o La Mujer Biónica? Es una locura no querer ni verlo.

9-Museo del cortacésped (Lancashire)

Lawnmower Museum

Esta es la historia de Brian Radam (no, no Bryan Adams), un famoso corredor de carreras que siempre estuvo interesado en los cortacéspedes y que incluso ha llegado a escribir un libro, “Cortadoras de césped: Una guía completa”. Y es que todo su esfuerzo en reivindicar el cortacésped valió la pena cuando abrió su museo, con 200 cortacéspedes de todas las épocas. Y es que, como dice el propio Radam, “la gente se pasa más tiempo cortando la hierba que haciendo el amor”. Discutible. Pero quien no pueda ver la belleza de un Rolls Royce convertido en máquina para segar, es que no tiene alma.

8-Museo de arte malo (Massachusetts)

Museum of Bad Art

Hay ideas buenas, ideas excelentes, ideas brillantes y, después, la idea del BOMA, el museo del arte malo, que contiene 600 piezas que, desde 1994, se exponen en Massachusetts para la risa del visitante. Autorretratos terribles, cuadros que parecen dibujados por niños de cinco años, simbolismos obvios… Una colección digna de ver que, en el fondo, tampoco se diferencia tanto de cualquier museo moderno. Así va el arte como va.

7-Museo del calcetín (Naigai)

Sock Museum

Justo a las afueras de Tokyo, un espectáculo tan dantesco como interesante se abre ante nosotros: El de 20.000 pares de calcetines realizados por la compañía de Calcetines de Naigai. Calcetines largos (32 centímetros desde la punta hasta el talón) se mezclan con los de novelistas, ministros y famosos. Además, hay novedades de último modelo, como los calcetines que se calientan con pilas. Para fans de los calcetines… Si es que hay alguno por ahí.

6-Museo de los aparatos médicos cuestionables (Minessotta)

Museum of quackery

De nuevo estamos ante un escritor… curioso. Bob McCoy, el autor de “Quack!: Relatos del Fraude Médico” también abrió un museo dedicado a los aparatos médicos cuestionables. Aparatos eléctricos que, con unas cuantas descargas, prometían devolver la virilidad sexual, alargadores de pechos a pedales, jabones que curan todas las heridas, prismáticos que garantizaban la salud… ¿Cómo no parar un rato en este museo y reírse del punto al que puede llegar cualquier estafador de medio pelo cuando necesita dinero?

5-Museo de ataúdes (Houston)

Funeral History Museum

Los que han ido a este museo se quejan de que no hay demasiados visitantes. Vaya, qué curioso, ¿quién no querría visitar el Museo Nacional de la Historia Funeraria? ¡Suena ideal para llevar a los niños después del colegio! En él podemos encontrar un autobús funerario de 1916, que podía llevar el ataúd, los ramos y hasta veinte familiares del muerto, réplicas del sarcófago del Rey Tut y de la primera tienda para embalsamar… y, por qué no decirlo, hay hasta un rincón para el amor: El romance de la Industria Funeraria en sellos. Ahora sí que sí: Ideal para llevar a tus hijos.

4-Museo de zapatos gigantes (Seattle)

Giant Shoe Museum

Si estáis en Seattle y bajáis al mercado, entre puesto de pósters antiguos y puesto de fruta, no podéis dejar de visitar el Museo de los Zapatos Grandes, que muestra parte de la colección de zapatos gigantes de Danny Eskenazi, un obseso del tema. Todo aquel que vaya podrá ver, previo pago de 25 centavos, varias vistas de zapatos, incluyendo un zapato de la talla 37 llevado por el hombre más alto del mundo. Aunque John Hanawalt, director del museo, sabe que podría estar ganando más dinero haciendo otras cosas, afirma que, simplemente, no podía dejar pasar una idea tan buena como esta. Solo por la sinceridad, vale la pena darle 25 centavos.

3-Museo de penes (Húsavík, Islandia)

Phallological Museum

El Museo Falológico (dios santo) de Islandia contiene la mayor colección de penes y partes de genitales masculinos del mundo. Para ser más exactos, el museo cuenta con 276 penes de 46 especies diferentes, incluyendo la humana desde abril de este año. Aparte de humanos, hay 56 penes de ballenas, 36 de focas y 118 de mamíferos. El museo lleva abierto desde 1997 y atrae anualmente a miles de personas. Al fin y al cabo, ¿cómo resistirse a hacer chistes malos continuos sobre la cantidad, calidad y tamaño de lo expuesto en este museo falológico? En serio, alguien fue despedido por dar este nombre, ¿verdad?

2- Museo de los lavabos (Nueva Delhi)

Toilet Museum

“El lavabo es parte de la historia de la higiene humana, que es un capítulo crítico en el crecimiento de la civilización”. Esta es la frase que viene a justificar este museo internacional de Sulabh sobre… bueno, retretes. El museo se creó con la intención de educar  los estudiantes sobre la importancia en la historia de los retretes, dar información sobre los materiales y en diseño de éstos y ayudar a solventar los problemas del sector sanitario. No, no nos lo estamos inventando: Vienen en todos los folletos del museo. Lo que no veas…

1- Museo del alambre de espino (LaCrosse, Kansas)

Barbed Wire Museum

¿Quién no se ha levantado alguna vez por la mañana queriendo saber algo más sobre el alambre de espino? Vaya, como imaginábamos, absolutamente nadie. De todas formas, en LaCrosse, un pueblo de Kansas, parecen decididos a que todo el mundo esté apasionado gracias al museo con alambre de espino más grande del mundo. Hasta 2100 variedades diferentes pueden ser visitadas, tiene un cine incorporado donde se emiten películas educativas sobre el alambre de espino e incluso hay una librería exclusiva sobre el tema. ¿Es que no estáis cogiendo vuestros billetse de avión a Kansas? Normal, por otro lado.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Museos, TOP 10 y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a TOP 10: Los museos más extraños del mundo

  1. yo dice:

    Te falta el museo de la dislexia que está en Christchurch
    http://www.ctct.org.nz/dde/

  2. JOhn dice:

    Que orgullo saber que el alambre de espinos es un invento argentino :)