Viajar al espacio: Un sueño caro

“El espacio… parece extenderse sin límites. Y cuando crees que llegas al final, un gorila empieza a lanzarte barriles”. Así es como comenzaba Fry, el repartidor espacial de Futurama, la serie de Matt Groening, a definir su visión sobre el espacio y, antes de él, muchas otras personas y personajes de ficción han estado fascinados por las estrellas, los planetas, los asteroides y todo lo que rodea al cielo. Y tú, ¿nunca has pensado en hacerte al espacio? ¡Prepárate para saber todo lo que hay que saber para pasar unas vacaciones por todo lo alto… y nunca mejor dicho!

Si queréis ir y, ya de paso, ganar algo de dinero, siempre cabe la posibilidad de apuntarse a un curso de astronauta. La NASA está buscando nuevos pilotos que vayan a Marte en 2030 y un asteroide en 2025. ¿Quieres formar parte de estas tripulaciones? Pues solo tienes que ser ciudadano estadounidense y no tener rango de edad, aunque se suele decir que está entre 26 y 46 años. Si pese a todo queréis entrar, basta con ser entrevistados y evaluados por la NASA, que en 2013 presentará a los candidatos y comenzará su entrenamiento.

Logo de la NASA por Scott Beale

Como se supone que la idea de morir no es algo que os apetezca a corto-medio plazo, hay otras opciones que quizá deberías probar. ¿Te sobran 91000 euros? ¡Seguro que sí! ¿Y qué mejor que gastar ese dineral indecente en convertirse en turista espacial? A partir del año que viene los primeros turistas espaciales podrán salir al espacio, recorrer cien kilómetros de altura, ver la Tierra en todo su esplendor y vivir la friolera de cinco minutos en gravedad cero antes de volver a nuestro planeta.

¡Sí, sí, cinco minutos enteros! Pero el pack trae mucho más, y suena tan emocionante como esos cinco minutos en gravedad cero. Ni más ni menos que cuatro días de duro entrenamiento coronados por las alas de astronauta de Space Adventures (la compañía que ofrece el viaje en cuestión). Vaya, eso sí que son 91000 euros bien invertidos (mas el viaje a EEUU, claro).

Además, todo el que viaje, según se oferta, se convierte automáticamente en astronauta, aunque no se puede asegurar que la NASA vaya corriendo a darnos trabajo. De hecho, probablemente miren con recelo por haber tomado la vía rápida y… ¿en serio alguien cree que con cuatro días de entrenamiento y cinco minutos en gravedad cero uno ya está preparado para irse a Marte? Curioso para ricachones, sí, pero si realmente uno quiere ser astronauta… le quedan años y años por delante.

Otra opción para no pagar tanto es la de ir a EEUU a volar en gravedad cero. Por 4200 euros, podrás volar en un Boeing adaptado para la gravedad cero y, bueno, ya está. También te darán una fiesta, un DVD y un ligero tentempié, por eso de que, al menos, uno sienta que su dinero ha valido la pena. En este caso el avión subirá tan solo a diez kilómetros de altura y, mediante caídas controladas, podrá simular diferentes condiciones de gravedad.

Lo dicho, futuro astronauta: ¡Ya no tienes excusa para no coger tu hucha, romperla y volar, como diría Buzz Lightyear, hasta el infinito y más allá! Eso sí, si vale la pena o no, ese será otro asunto.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Formas de viajar y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.